Capturada otra serpiente de escalera en Rivas

16017

En la mañana de hoy viernes 29 de mayo, alrededor de las 13:00 horas, empleados de Rivaninal capturaban una serpiente de escalera en la calle Palencia de Rivas Vaciamadrid de 1,70 cm de longitud.

Según informan desde Rivanimal, varios empleados de esta ONG participaban en la captura de un serpiente o culebra de escalera, que se encontraba atrapada en la valla de una vivienda de la calle Palencia de Rivas Vaciamadrid, sobre las 13:00 horas de hoy viernes 29 de mayo.

Los propios vecinos avisaban al Ayuntamiento de la presencia del reptil, que mediá 1,70 cm, que tras una cuidadosa captura para no dañarlo, era liberado felizmente en el campo.

previous arrow
next arrow
Slider

Al igual que ocurriera con la otra serpiente capturada el pasado domingo 24 de mayo, desde Rivanimal explican que, a pesar de su impresionante aspecto, “no son peligrosas para el ser humano al no ser venenosas”, si bien otras fuentes aseguran que puede llegar a silbar e intentar morder si se siente amenazada. La serpiente de escalera, según Rivanimal, es beneficiosa para el ser humano en la medida en que se alimenta de una gran cantidad de roedores.

La segunda en menos de una semana ¿casualidad?

Esta es la segunda culebra de escalera de grandes dimensiones que capturan en Rivas Vaciamadrid en menos de una semana, después de la capturada como ya hemos dicho, el pasado domingo en el parking de empleados de Carrefour.

Según nos cuentan desde Rivanimal es algo habitual en esta época del año. La razon es que durante los meses de mayo y junio es la época de cria de muchas pequeñas aves que inundan los campos de Rivas, y a veces, los polluelos de estas ave caen de los nidos quedandos totalmente desprotegidos. El instinto natural de estos reptiles les hace saber que es época de ‘alimento fácil’, por lo que es más fácil encontrarse con ellas.

Al ser habituales en esta época, si alguien se encuentra con una de ellas, Rivanimal sugiere, como procedimiento más adecuado, “intentar recogerla con un palo y meterla en algún recipiente en el que puedan trasladarla al campo y soltarla allí, que es su medio natural”. En caso de que no sea posible, invitan a llamar a la protectora, que se encargará de recogerla.