La actualidad de Rivas día a día

Puedes seguirnos en

Síguenos en: FacebookSíguenos en: TwitterSíguenos en: LinkedInSíguenos en: TuentiSíguenos en: MySpace


CUANDO EL CANTE EMOCIONA


En la imagen, Pepe Caballero al cante y Pepe Núñez al toque, en un momento de la actuación del pasado sábado. Foto: Vicente Pachón.

El sábado 3 de marzo tuvimos ocasión de disfrutar un nuevo concierto flamenco que en su sexta temporada de andadura organizó la Asociación Cultural Flamenco Jondo. Estuvo a cargo de la voz jonda (como la asociación) de un señor del cante: D. José Caballero Buendía, Pepe Caballero es su nombre artístico. Un cantaor afincado en la Comunidad de Madrid pero de raíces andaluzas porque su cuna fue Andújar, localidad de grandes cantaores y cantaoras como el tan recordado Rafael Romero “El Gallina” a quien Pepe homenajea con su cante.

Fotos y texto: Vicente Pachón.

Junto a él, la guitarra siempre excelsa de Pepe Núñez. Cuanto más le escuchas más entiendes el sonido de la guitarra y su amabilidad para el acompañamiento. Alguna vez habrá que escuchar un recital como solista. Ahí quedó.

Pepe Caballero es la primera vez que acudía a este local pero entiendo que supo captar que allí había buenos aficionados y entró de frente y por derecho, como un miura a las cinco de la tarde aunque la hora era más nocturna. Y lo hizo por Malagueñas que cerró por Jaberas. Siempre es de agradecer que se pongan en orden y puesta en escena cantes no muy usualmente expuestos. Un cante este que diera vuelo El Mimi Y Chato de Jerez  quien lo introdujo en Madrid por diferentes locales y cafés cantantes.

Siguió una Soleá de Alcalá, advirtiéndole alguien del público que entre los espectadores había un paisano de  Alcalá de Guadaira. No se arrugó. Este es un cante de los que mejor domina como gustaba decir a su amigo Manuel Campos.

Y la noche ya estaba bien metida en emoción y cerró la primera parte con unos Tientos tangos ( Señor que vas a caballo, tu no das los buenos días, si el caballo toreara, otro gallo cantaría) y un cante por Rondeñas, un cante anterior al propio flamenco. Eso dice mucho de este cantaor y su profundidad artística.

En todo el concierto siempre estaba presente la presencia espiritual del Gallina. Como aficionado, he de reconocer que no esperaba vivir uno de los acontecimientos más flamencos que haya disfrutado. Había escuchado a Pepe en reuniones matinales en la Casa de Andalucía de Rivas y esperaba algo agradable. Pero yo que no soy muy impresionable, casi quise darle rienda suelta a mis lágrimas cuando le escuché por siguiriyas….ahora mismo no recuerdo si lloré porque me refugio en mi cámara. fotográfica. Abriga a sus cantes con una tintura personal que le da excelencia y personalidad y además ayer se le vio con dominio y agustito.

En la segunda parte empezó con La Caña, (Me acuerdo de Rafael , y creo que lo tengo delante), Taranto-Minera-Taranto, Seguiriya, ya mencionada anteriormente y que remató por Curro Durse, cosa que él mismo dijo que era inusual pero la afición que allí estaba merecía. Y fue rematando por fandangos de Huelva para acabar por tonás. Perfecta noche de aprendizaje, de ubicación, de sentimiento.

Y destacar la actitud de un guitarrista humilde en su saber estar en el escenario pero tocando una guitarra que parece la más grande de España porque suena como una maravilla del mundo. La guitarra de Pepe Núñez suena como si un mago deslizara sus dedos por las cuerdas. Y los cantaores vuelan con sus cantes cuando Pepe les toca.

En fin, no hemos estado en Jerez , pero hemos estado en la gloria.

Escrito por en 05/03/2018. Archivado en Flamenco. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. Both comments and pings are currently closed.