El Gobierno regional, obligado a eliminar las mascarillas gratis de la tarjeta sanitaria para menores de 4 años

2389
Una farmacéutica muestra las mascarillas distribuidas el pasado mes de julio (Foto archivo Kike Ayala/RIVAS ACTUAL)

Los coordinadores de Atención Primaria de la Comunidad hicieron llegar recientemente un informe al Gobierno pidiendo que no se suministrasen por presentar riesgos de ahogo de los menores, así como ineficiencia por la imposibilidad de fijación adecuada de la mascarilla, que se suministra en un solo tamaño para adulto.

La Consejería de Sanidad anunció ayer que ha eliminado de las tarjetas sanitarias de todos los menores de 4 años la prescripción de las mascarillas que la Comunidad de Madrid está repartiendo de forma gratuita a toda la población, en atención al recordatorio realizado por los Coordinadores de Pediatría de Atención Primaria sobre las recomendaciones en el uso de este tipo de material de protección.

Este grupo de profesionales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) solicitó ayer por
la tarde la retirada de esta prescripción. Un pediatra de atención primaria declaró ayer a ‘El País’ que las mascarillas producen “riesgo de asfixia” y “poca eficiencia, porque se mueven todo el tiempo”.

Inadecuadas y sin certificar

Además, desde los primeros momentos del reparto gratuito de estas mascarillas, el pasado 11 de mayo, las protecciones han sido puestas en tela de juicio por diferentes colectivos de profesionales de la Sanidad.

Por un lado, critican que este modelo de mascarilla (denominado FFP2, o KN95) se esté distribuyendo gratuitamente a la población en general cuando no es apropiado para ella. La FFP2 tiene un plazo corto de eficacia, unas ocho horas, al cabo del cual debe descartarse la mascarilla y usar otra nueva. Es por ello que en los hospitales los profesionales sí las deben usar, contando con tener después respuesto para sustituir la usada.

Además, el etiquetado de las protecciones aparecía, en un primer momento, con unas certificaciones que no poseía. Así, el fabricante chino incluyó la marca “CE”, reservada a productos que han pasado los análisis que marcan las normas de homologación europeas, cuando no contaba con dichos certificados. Posteriormente la marca fue eliminada en la página web del fabricante.