El primer debate entre candidatos se centra en el empleo, la Cañada Real y la planta de residuos

79

Los cinco candidatos a la Alcaldía de Rivas se encontraron el 5 de mayo, en el Centro Social Armando Rodríguez Vallina, invitados por la cooperativa Covibar para realizar lo que fue el primer debate en público entre ellos. La sala del centro estuvo llena a rebosar y los candidatos respondieron preguntas de periodistas y público en un evento con más formato de entrevista múltiple que de debate entre políticos.

Los cinco candidatos a la Alcaldía de Rivas, José Masa (IU), Inmaculada Sánchez (PP), Guillermo Magadán (PSOE), José Carlos Querencias (CDR) y Félix Torres (UPyD) expusieron en perimer lugar los elementos más relevantes de sus programas, para a continuación responder pregutnas de los periodistas presentes y, por último, las del público. El formato del evento tuvo más de entrevista múltiple que de debate real entre candidatos, que se limitaron a lanzarse alguna que otra indirecta irónica sobre algunos temas. El acto se extendió desde las siete de la tarde hasta pasadas las diez de la noche.

Los candidatos expusieron muy de pasada sus programas, e incluso Félix Torres disculpó su “nerviosismo porque no estoy acostumbrado a este tipo de debates”. El candidato de UPyD reconoció poco menos que haber sido tomado por sorpresa con el formato del debate y se limitó a exponer varias generalidades sobre el empleo, la Cañada y la necesidad de más instalaciones sanitarias. Por su parte, José Carlos Querencias introdujo, a título de propuesta ‘estrella’, la de eliminar “1,8 millones de euros que cuestan los cargos de confianza al Ayuntamiento, para dedicarlos a crear una infraestructura de centros sanitarios municipales”, a la usanza de “las antiguas Casas de Socorro”.

La candidata del PP, que en repetidas ocasiones provocó risas en el público ante algunas expresiones suyas (la más sorprendente fue la que dirigió a Masa, espetándole que la competencia de la izquierda para buscar inversores y crear empleo es “similar a la de Paris Hilton fundando conventos”), puso sobre la mesa el incumplimiento del Gobierno municipal a la hora de pagar una deuda con el Consorcio de Transportes y con TFM (concesionaria del tramo Puerta deArganda – Arganda del Rey de la línea 9 de Metro) que la candidata popular asguró ascendía, en conjunto a más de cinco millones de euros. Preguntada sobre si ella haría efectivo ese pago antes de cobrar lo que la Comunidad de Madrid debe al Ayuntamiento de Rivas, aseguró que “sí, rotundamente”. Inmaculada Sánchez propuso brevemente su alternativa al transporte público urbano de Rivas, consistente en integrar el Metro y los autobuses interurbanos en la red urbana, aunque no explicó en detalle cómo hacerlo. Otro de sus temas más polémicos fue la bajada de impuestos que su partido haría en caso de gobernar el municipio, lo que, aseguró, “redundaría en una mayor recaudación impositiva”, lo que dejó un aire de misterio flotando en la sala al no ser capaces sus contertulios de adivinar en qué manera bajar los impuestos puede provocar una mayor recaudación. No obstante la candidata del PP tuvo que dedicar tanto o más tiempo a contestar a las alusiones que los candidatos de la izquierda y el de CDR hicieron respecto a la influencia negativa de la política del gobierno regional (en manos del PP), que a exponer sus opiniones.

Guillermo Magadán se extendió acerca de la necesidad de fortalecer el tejido industrial de Rivas porque “ya no se puede gobernar a golpe de talonario”, expresión repetida en varias ocasiones en la campaña y precampaña, refiriéndose al fin de los tiempos en que las licencias de obra llenaban las arcas municipales. La oposición de su partido a la Planta de Tratamiento de Residuos en fase de investigación centró otro de sus ejes, y fue bastante beligerante en las ocasiones en que se planteó el tema de la Cañada Real, coincidiendo con su socio de gobierno en el rechazo a la Ley de la Cañada impuesta por el PP en la Asamblea de Madrid, si bien recordando en ocasiones a IU su ingenuidad al ostrar a Esperanza Aguirre como alguien de fiar en sus compromisos.

Por último, José Masa jugó sus cartas en clave de Alcalde -que-va-a-serlo-de-nuevo. De hecho, en una de sus intervenciones señaló precisamente que sus oponentes estaban “haciendo propuestas poco serias que no son más que brindis al sol”. Se confesó convencido de sus posibilidades de ser de nuevo Alclade y dejó entrever que los demás se permitían el lujo de hacer propuestas meramente electoralistas en la seguridad de que “no tendrán que dar cuenta de sus palabras ahora”. Aseguró que su partido ponía la creación de empleo en primer lugar de sus preocupaciones, si bien estiman que su creación sólo podrá venir de la mano de propuestas conceretas, de proyectos que atraigan a las empresas, pero eso no debe hacer que tiremos por la borda la posibilidad de crear empleo mediante sectores que, aunque en declive, aún proporcionan buen número de empleos, en referencia a la construcción.

Los candidatos tendrán de nuevo la ocasión de verse las caras en el debate que el propio Ayuntamiento celebrará, en su salón de actos, el 17 de mayo próximo.