“Rivas ha tenido cientos de alcaldes y alcaldesas durante el confinamiento”

2189

El pasado 10 de junio RIVAS ACTUAL entrevistó en video al alcalde de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, con la crisis sanitaria del COVID-19 como fondo. Del Cura, además de alcalde de la ciudad, es vocal de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y ostenta una de las vicepresidencias de la Federación Madrileña de Municipios (FMM).

PARA VER LA ENTREVISTA POR PARTES EN LUGAR DE COMPLETA, PULSAR AQUÍ

Las tres responsabilidades hacen que tenga una perspectiva amplia acerca de muchos asuntos, pero especialmente sobre lo que ha ocurrido durante la crisis sanitaria (que aún sigue, no lo olvidemos) tanto en el municipio que preside como en otros de toda España.

Lo que la crisis está cambiando

Pedro del Cura expresa, a preguntas de RIVAS ACTUAL, su opinión sobre lo que esta crisis sanitaria está cambiando y aún puede cambiar a la sociedad. Para el regidor ripense la pandemia “nos ha sorprendido a todos, ni yo ni nadie podía imaginar que íbamos a vivir una situación así”.

Y también ha dejado una idea clara: es imprescindible que haya un Estado que garantice lo que no pueden garantizar las entidades privadas. Cree que la existencia de ese Estado y de unos servicios públicos “fuertes y universales”, especialmente en Sanidad, han mostrado las diferencias “muy palpables con otros lugares, porque aquí nadie ha muerto a la puerta de un hospital por no poder pagar 30.000 dólares para ser atendido”.

¿Salvar vidas o salvar la economía?

También le preguntamos qué opinaba de lo que parece la “polémica de moda”: ¿es más importante salvar vidas, o salvar la economía? Su respuesta es inequívoca: “salvar vidas es lo primero”. Pone un ejemplo muy gráfico de lo que no cree que deba ocurrir cuando recuerda unas recientes declaraciones del Vicegobernador de Texas, en Estados Unidos, en las que hace un llamamiento a los mayores norteamericanos pidiéndoles que se sacrifiquen para proteger las necesidades económicas de sus hijos y nietos.

Por el contrario, Del Cura piensa que “no hay que dejar a nadie atrás” y reconoce que “el Gobierno ha hecho esfuerzos como los de los ERTE y el Ingreso Mínimo Vital”.

Muertes indignas

El otro gran tema que esta pandemia ha dejado, especialmente en la Comunidad de Madrid, ha sido la actuación del Gobierno regional respecto a los mayores que se encontraban en residencias.

Del Cura se pone muy serio y un poco tenso recordando que “han muerto muchas personas mayores en residencias, sin recibir una atención médica, sin compañía de sus seres queridos y sin ninguna información, solos y atemorizados por lo que veían en los medios de comunicación”.

Reconoce que “la responsabilidad mayor es, evidentemente, de quien ostenta las competencias en la materia” [las Comunidades Autónomas], pero también explica que “más que hablar de responsabilidades, que eso ya lo juzgarán los jueces, hay que hablar de un gran pacto de Estado para poner las bases que garanticen que esto no vuelva a repetirse”.

Para Del Cura, una vez más la clave está en la gestión pública. Recuerda que “las residencias de la Comunidad de Madrid, que son en su gran mayoría de gestión privada, han tenido que hacer frente a la crisis sin recursos”. “Cuando un trabajador se daba de baja por estar infectado, no tenían con quién suplirlo, y lo mismo puede decirse de otros recursos”, añade.

Para el Alcalde, “Fue una mala decisión pasar la responsabilidad de las residencias desde la consejería de Servicios Sociales a la de Sanidad, porque ésta se hallaba desbordada, con las Urgencias y los hospitales saturados”. Y concluye que el resultado de todo ello ha sido que, por ejemplo en Rivas, “más de 50 de las 76 personas fallecidas han sido mayores que estaban en alguna de las dos residencias que hay en el municipio”.

Recursos para los Ayuntamientos

Y hablando de los necesarios recursos para abordar crisis como ésta desde lo público, RIVAS ACTUAL preguntó a Pedro del Cura su opinión sobre la financiación de los Ayuntamientos, ya que han sido la administración más próxima al ciudadano y, como tal, la que más ha soportado la presión de dar respuestas inmediatas.

Desde el conocimiento que el propio Del Cura reconoce de lo que han vivido “muchos alcaldes y alcaldesas de toda España”, explica que debe cambiarse la actual situación en la que los Ayuntamientos “estamos reconocidos en la Constitución como parte del Estado”, pero “hemos sido hasta ahora los hermanos pequeños”.

En línea con las tesis de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y de la Federación Madrileña de Municipios (FMM), de las que es, respectivamente, vocal y vicepresidente, aboga por una derogación de la ‘Ley Montoro’ para que los Ayuntamientos puedan “utilizar íntegramente el superávit acumulado en años de buena gestión”, y no solamente lo que Hacienda les permite en estos momentos. “Rivas tiene un remanente de 12 millones de euros por superávit, pero sólo nos permiten usar 1,4 millones para atender las necesidades” de la reconstrucción necesaria tras esta crisis.

Una administración tecnológicamente avanzada

También le preguntamos sobre algo que, según el anuncio hecho por el Ayuntamiento, debe suponer una revolución en la relación de éste con la ciudadanía, como es la reorganización de los flujos y procedimientos de trabajo para instalar sistemas de teletrabajo.

Del Cura es categórico, tanto en la posibilidad real de hacerlo como en los beneficios para los ciudadanos: “No se trata solamente de aplicar las medidas que hemos diseñado para favorecer a la plantilla, sino para que la ciudadanía se beneficie de ello. Si las y los vecinos no obtienen un beneficio, entonces esto no sirve”. Y menciona algunos de esos beneficios: ahorro muy considerable de tiempo y sencillez y personalización de los trámites.

Se muestra muy seguro de la posibilidad real de llevar a cabo este proceso de profundos cambios en el funcionamiento de la administración local porque “contamos con una plantilla muy experimentada y acostumbrada a manejar nuevas tecnologías, y también con una población en la que la penetración de esas nuevas tecnologías es mucho mayor que en otros municipios”.

¿Cómo lo ha vivido personalmente?

Para terminar, preguntamos a Pedro del Cura por su experiencia personal durante toda esta crisis. Su respuesta puede resumirse en una de sus frases: “Muy solo, pero muy acompañado”. Ha sido una de las pocas personas que sí ha tenido que hacer acto de presencia en las dependencias del Ayuntamento “porque el Alcalde es un servicio esencial”.

Se ha tenido que relacionar con casi todas las personas de su equipo por videoconferencia o por mensajería y teléfono, lo que le ha hecho sentir claramente la soledad. Pero también se ha sentido muy arropado por el alto nivel de colaboración que ha recibido por parte del equipo de Gobierno, de la oposición y de todas las entidades y empresas con las que ha estado constantemente en contacto. Todos ellos “se han puesto a disposición para lo que hiciera falta en todo momento”.

Pero quizás las palabras de mayor admiración las reserva para las y los ciudadanos: “han actuado no sólo con un gran sentido de la responsabilidad, sino también con una disposición a colaborar de mil maneras, que ha sido básica para facilitar la labor de todos”. Y termina con una reflexión: “Rivas ha tenido cientos de alcaldes y alcaldesas durante toda esta crisis”