Como gatos panza arriba

1302
Foto RIVAS ACTUAL

Uros Rivas perdió ayer su partido contra Valencia BC, el favorito de su subgrupo para el ascenso a LEB Plata. Los ripenses mandaron en el marcador hasta el final del tercer cuarto, pero la juventud y calidad de los valencianos se impusieron en los últimos seis minutos del partido (72-89).

A punto estuvo Uros Rivas de dar la campanada y una gran sorpresa ayer, viernes, en la cancha de La Fonteta de San Luis. Su rival en el subgrupo 4 de la fase de ascenso a LEB Plata, el Valencia CB, venía de derrotar abultadamente a su anterior adversario, La Zubia, por 74-97, y da la sensación (no había más que oír a periodistas valencianos acreditados en esta fase de ascenso) de que se consideraba a Uros Rivas como el rival más débil. Probablemente la cuestión radicaba o bien en que era el rival menos conocido y estudiado, o bien en que se le había subvalorado descaradamente. Y ello a pesar de que los ripenses se habían impuesto con claridad, también el día anterior, a USAL Salamanca.

Sea como fuere, el encuentro de ayer entre Uros Rivas (que actuaba como local) y Valencia CB comenzó con una primera ventaja de 6-0 para Uros, en la cual fue decisiva la intervención de Julien Sargent, dominador tanto de la zona propia en defensa, como de la rival en ataque. Había sacado Juanjo Simón un quinteto inicial formado por Frutos, Zamora, Sargent, De Barros y Mariñán, en una apuesta por aprovechar el único punto débil de Valencia: la escasa estatura de su plantilla. Y la apuesta le salió bien.

Urois-Valencia1
Urois-Valencia2
Urois-Valencia3
Urois-Valencia4
Urois-Valencia5
Urois-Valencia6
previous arrow
next arrow
Urois-Valencia1
Urois-Valencia2
Urois-Valencia3
Urois-Valencia4
Urois-Valencia5
Urois-Valencia6
previous arrow
next arrow

Durante todo el primer cuarto Uros fue por delante en el marcador, a pesar de la actividad, ya claramente preocupante, del 9 de Valencia, Ferrando, que consiguió enlazar una racha de tres triples muy próximos en el tiempo. Aun con eso, y dado que Rivas también encestó un par de triples y que conseguía mantener a raya los intentos valencianistas por encestar desde la zona, el marcador del primer cuarto quedó en un prometedor 25-16.

El segundo cuarto comenzó de manera atípica, lanzando Valencia dos tiros libres correspondientes a una polémica falta que los árbitros pitaron contra Rivas en ataque, pero que consideraban se había producido después de que el atacante ripense hubiese encestado, justo sobre la bocina de final del primer periodo. Varios minutos estuvieron los árbitros dilucidando con la mesa el procedimiento a seguir, para concluir en la fórmula mencionada: canasta válida para Rivas (25-26) y dos tiros libres para Valencia, que se tiraron al comenzar el segundo cuarto.

En este segundo periodo empezaron a aparecer más jugadores valencianistas que en el primer cuarto habían tenido menos protagonismo. El 5 taronja, Henningson, comenzó a demostrar que es mal cliente para hacerle personal, porque encestó casi todos los tiros libres que consiguió. Mientras tanto, el base que los valencianistas tuvieron más tiempo en pista, Ortega, se empleaba con una intensidad rayana en lo agresivo sobre la subida del balon por parte de Frutos. Los árbitros fueron muy permisivos con esa «intensidad» y no pitaron casi ninguna vez, ni siquiera cuando el 15 valenciano usó las manos en una defensa que el 90% de las veces los árbitros sancionan. Gracias a todos estos elementos, Valencia consiguió irse al descanso con un 40-45 a su favor en el luminoso.

Es de suponer que la juventud de los jugadores valencianistas impidió que surtiera efecto la más que probable advertencia de su entrenador para que no se confiasen, porque volvieron a la cancha con una actitud relajada, propia de quien considera que el trabajo de endosar una estrepitosa derrota al rival ya ha comenzado y que todo va a ir como la seda. Craso error. Uros volvió exactamente con el nivel de concentración y de ganas contrario: endosó un parcial de 10-0 a los naranjas nada más comenzar el tercer cuarto, para volver a ponerse arriba (50-45 a 7 minutos del final de periodo). Con ello demostraba que no había entregado la cuchara, y que no pensaba hacerlo. Como gatos panza arriba, los de negro (ayer con camiseta blanca) siguieron, en el tercer cuarto, tirando de experiencia y no se dieron por aludidos ante la reacción de la escuadra valencianista, que, alarmada por el vuelco dado por los ripenses, tuvo que volver a tirar de concentración y seriedad para disputar el cuarto. Volvió su tiro exterior a hacer estragos en el aro ripense, pero los pupilos de Juanjo Simón consiguieron llegar vivos al final del periodo, con un increible 64-61, tras haberse permitido el lujo, además, de realizar un par de contrataques (la veteranía contratacando a la juventud, quién lo diría) que terminaron con mates de Luis de Barros (uno de ellos a una sola mano).

Sin embargo, incluso los gatos que se defienden panza arriba pueden verse obligados a admitir su derrota cuando el contrincante es suficientemente grande y tiene garras suficientemente afiladas.

El último cuarto es el del triunfo de la juventud en un contexto de dos partidos en dos días. Valencia coge carrerilla y, ayudado por la imprecisión de Rivas en cinco ataques seguidos (la precisión no suele aparecer cuando el cansancio está presente), se encarama a un 66-80 a 3:00 del final, que se antoja ya irreversible. Uros  no puede ya dar respuesta y, ahora sí, se nota que, aun sin querer, la derrota se ha interiorizado. Valencia se pasea en los últimos minutos y consigue en ellos lo que no habia conseguido en todo el partido: endosar un marcador de 72-89 que sólo refleja lo visto en esos seis últimos minutos del partido.

Valencia, ascendido matemáticamente

Con a victoria, los valencianistas celebraron por todo lo alto lo que ya era el ascenso asegurado. En el otro partido, jugado con anterioridad, La Zubia se había impuesto a USAL Salamanca, con lo que nadie podía ya arrebatar a los valencianos el título de ascendidos a LEB Plata.

Para Uros queda hoy otra final que jugar. Con un partido ganado y otro perdido, está igualado con La Zubia, que es con quien se enfrenta, a las 17:30 de hoy. Si Uros gana, quedará segundo de su subgrupo y podrá jugar, mañana domingo (sin confirmar horario aún), un partido con otro segundo clasificado en otro subgrupo. Si consigue ganar en ese partido, faltará ver cuáles han sido sus números a lo largo de toda la fase de ascenso para saber si son mejores que los uqe ofrezca el vencedor del otro enfrentamiento entre segundos clasificados. Si son mejores los de los ripenses, Uros Rivas será el quinto equipo que completa la nómina de los ascendidos a LEB Plata.