Desde la comisaría a las aulas: la Policía Local más próxima a los menores

3466

La Policía Local de Rivas, desde hace ya unos años, está formando distintas unidades especializadas en diferentes competencias. Hace unas semanas hablábamos con la Unidad de Medio Ambiente y Administrativa, y esta semana es el turno de la Unidad de Enlace y Agentes Tutores. Creada en 2004, se trata de una de las unidades más veteranas y está especializada y enfocada a los menores de edad, interviniendo tanto en las aulas de los centros escolares del municipio como en cualquier situación en la que haya un menor implicado. En 2019 el Ministerio del Interior premió por ello su labor.

La Unidad de Enlace y Agentes Tutores es una de las primeras unidades específicas que se crearon en el municipio. Nacida en 2004, en un principio estaba compuesta simplemente por dos agentes que daban charlas en los colegios, ahora la unidad la componen cuatro agentes y desde RIVAS ACTUAL hemos podido charlar con dos de ellos José Antonio y José. La Unidad fue premiada en 2019 por el Ministerio del Interior destacando la labor que realiza en el municipio.

Para la ciudad esta Unidad es primordial, las funciones de ésta se pueden dividir en “dos vertientes distintas: una es la educativa preventiva, que se lleva a cabo a través de los distintos talleres que se desarrollan a través del programa PAMCE [Programa de Apoyo Municipal a los Centros Escolares], en el que participan todas las concejalías. La otra parte se relaciona con todo aquello en lo que intervenga un menor como víctima o en un conflicto social”, describen los propios agentes.

Educación Vial y talleres preventivos

Principalmente, desde la Unidad de Enlace y Agentes Tutores trabajan mucho en el Programa de Educación Vial, además de realizar talleres preventivos en los centros escolares. Con sus talleres y cursos alcanzan, según cálculos de la Unidad, a unos 9.000 participantes.

Sin duda, el trabajo que realizan en los centros escolares en el municipio es sustancial. Aun con la situación actual de pandemia, muchos colegios e institutos ripenses han pedido a la Unidad que regresara a sus aulas para impartir sus talleres. De los más solicitados es el de Educación Vial, con el que se pretende que los más pequeños «aprendan a ser peatones, viajeros, ciclistas y futuros conductores y conductoras».

Cuentan con otros talleres que se engloban en el programa PAMCE y que son muy importantes para los niños, niñas y adolescentes. Desde los centros escolares apoyan estos talleres y tienen muy buena aceptación por parte del profesorado. Algunos de ellos son:

  • Uso responsable de las tecnologías

Empezó a impartirse en primer ciclo de secundaria y que ahora se imparte también en el último ciclo de primaria, sexto y quinto. José expone que “los niños de sexto primaria, por ejemplo, casi todos tienen móvil, un 70%. Aunque la mayoría de los padres usan los programas para capa el teléfono, hay muchos que no”. José Antonio añade que “no es una perspectiva en el uso nocivo del mismo, sino desde la ética policial, que sepan lo vulnerables que sois y de los peligros que podéis estar sujetos a través de internet. Además, de las irresponsabilidades y delitos que se pueden llegar a cometer, hacer un uso responsable”.

Trabajan en él también el cyberbulling y el de acoso en redes, los agentes afirman que dónde más casos son estos cursos, quinto, sexto y secundaria, por lo que desde la unidad quisieron tratar más en concreto este tema creando un nuevo taller.

  • Resolución de conflictos

Este taller nace del anterior y se da a tercero de primaria, según explican los agentes tras hablar con el profesorado establecieron que es el curso donde hay que comenzar a actuar de manera. Esto es así porque “los problemas que se van dando en los cursos sucesivos, pero en el curso que se empiezan a originar los conflictos es en tercero de primaria. En este curso las clases comienzan a perder el sentimiento de grupo que han tenido hasta entonces y empiezan a buscar sus amistades, crean ciertas alianzas no muchas veces sanas, donde comienzan los problemas” En este taller los agentes dan herramientas a los alumnos para interactuar en sociedad, que pueden usar en los conflictos naturales para que los solucionen de manera sana.

  • Alcohol y conducción

Se ofrece a secundaria, desde la unidad comentan que les gustaría que se impartiese también en bachillerato donde muchos ya tienen carnet y coches, pero estos cursos están muy completos no tienen casi horas libres, por lo cual no les piden el taller. Se imparte en cuarto de la ESO, y que “es cierto que muchos no tienen carnet, a lo mejor algunos de ciclomotor, pero lo que sí que van haciendo es moverse con gente que si tienen carnet. Entonces queremos que vean las consecuencias del binomio alcohol y conducción, los problemas que pueden acarrear, y no solo los delitos que puedan cometer, sino los accidentes y riesgos que pueda tener”.

  • Viaje sin retorno

Enfocado a aquellos cursos que van a salir de viaje al extranjero por viajes de fin de curso, intercambios, salidas que tienen desde los colegios etc. Desde la unidad se les intenta mostrar a los jóvenes las distintas legislaciones que hay en los diferentes países que van a ir, por ejemplo, que hurten o hagan vandalismo puede suponer la cárcel en ese país. Además, “también se les da muchas recomendaciones como que no confíen en todo el mundo, que nadie les convenza para traer un paquete a España, que tengan cuidado con el tema de la documentación, que puede ser muy problemático perderla etc.”

  •  ‘Voy abrochado’

Esta unidad no solo ofrece talleres para los niños de primaria y de la ESO, incluso se preocupan de su seguridad antes de nacer. Lo hacen a través del taller ‘Voy abrochado’, que imparten en los cursos de las matronas que se dan en los centros de salud. José Antonio explica que en el taller “aparte de informarles sobre los distintos sistemas de retención infantil en los coches para futuras mamás y papás, también se da información sobre cómo llevar a los niños, aconsejamos que vayan los abuelos que son los que pueden llevarlos al colegio, y en general se les da consejos de sensibilización sobre el curso normal y responsable del traslado del bebe”

  • Estancias educativas en empresas

Además, forman parte de los programas de estancias educativas en empresas, conocido también como “4ESO + empresas”. Lo que hay es un acercamiento al mundo laboral desde los estudiantes, no son prácticas, sino que se busca que conozcan un poco en que consiste el trabajo o mundo al que quieren acceder. En el municipio hay muchas peticiones para hacerlo en la Policía Local, pero supone un problema porque, como explican, “tienen que hacerles ver como es el trabajo de un policía sin que lo puedan ver. Claro aquí no pueden ir con una patrulla, no pueden ver datos en los informes, es un hándicap importante”.

No obstante, desde la Unidad llevan varios años organizándolo, están durante tres días y el grupo que viene a parte de enseñarles las instalaciones y conocen cada una de las unidades que hay en la Policía Local. En estos días se realizan diversas actuaciones: “en el primer día les distribuimos en tres patrullas, normalmente son un grupo de 16 personas, y les damos unos supuestos prácticos. Mientras van conociendo las distintas unidades lo van preparando. Por ejemplo, si tienen que montar un control preguntan cómo prepararlo, que necesitan etc. El último día montamos un control en el parking y hacen de policías y de “malotes” cada uno hace su papel y les dejamos unos chalecos, gorras, coches patrulla y al final se consigue conocer como es la policía”

Agentes Tutores y de Enlace

Lo que principalmente trabajan es a través de la mediación en los conflictos en los que hay menores involucrados, como una alternativa a medidas judiciales y administrativas. Entre estos problemas se pueden encontrar los conflictos familiares, entre iguales, daños a propiedades, acoso escolar…  Además, los mismos miembros explican que la Unidad se llama Agente Tutor y de Enlace porque si se tiene conocimiento de cualquier problemática de un menor tratan de enlazarlo con los servicios municipales que mejor puedan intervenir para mejorar este problema.

Uno de los principios de éxito que tiene la Unidad es la inmediatez con la que se trabaja y se le da. José Antonio pone como ejemplo cuando dos chicos se pegan en la calle: «Cuando no actúan estos agentes de enlcace, habitualmente el procedimiento es que va una patrulla, se denuncia, y ya está», pero, explica, “el conflicto sigue presente, se van a ver en el barrio o en el instituto. Es entonces cuando el problema es derivado a nosotros y al día siguiente están citados con sus familias aquí. Implicamos a las familias para que sepan lo que ocurre e intentamos que los chicos vean la gravedad de lo ocurrido y las consecuencias que se pueden acarrear”. La inmediatez en estos casos es primordial.

Desde los centros escolares también se ponen en contacto con la Unidad, que ha conseguido crear una confianza con la comunidad educativa. “Los centros ven a la Unidad como parte o recurso de la solución. Nosotros no nos imponemos y decimos que las cosas se hacen de una manera, hablamos con ellos e intentamos buscar conjuntamente la mejor forma de solucionarlo”.

Además, en la ciudad hay muchos problemas de conflictos familiares, “chicos con pocos límites que cuando son mayores preocupan bastante. Por tener una charla con nosotros no se soluciona el problema, pero obviamente mejor tarde que nunca”. Aunque no es fácil, es un trabajo continuo: “Desde aquí es difícil solucionar un conflicto al 100%, pero si somos capaces de ayudar un 10% ya es algo. Hay veces que solo necesitan que alguien desde fuera les haga ver la situación y le aconseje”.