Díaz Ayuso decreta restricciones para 37 de las zonas básicas más pobres de la Comunidad

792
Isabel Díaz Ayuso, durante su comparecencia para anunciar las medidas restrictivas (Foto Comunidad de Madrid)

El anuncio de las Zonas Básicas de Salud afectadas por las restricciones incluye el confinamiento en cada una de ellas excepto para ir a trabajar, asistencia médica, obligaciones legales, educativas, cuidado de personas o fuerza mayor. Se reducen los aforos al 50% y se cierran parques y jardines. El Gobierno regional recuerda que las multas por incumplimiento pueden ir de 600 a 600.000 euros. Las reuniones se limitan en toda la Comunidad a un máximo de 6 personas. Las restricciones se aplican, inicialmente durante 14 días, a partir de las 00:00 horas del lunes 21 de septiembre.

Treinta y siete de las Zonas Básicas de Salud (ZBS) más pobres de toda la Comunidad de Madrid verán considerablemente restringidos sus movimientos al impedirse a sus habitantes salir de cada una de ellas, aunque no podrán alegar esta restricción si se trata de ir a trabajar y otras excepciones, como necesidad de asistencia médica, obligaciones legales, educativas, cuidado de personas o fuerza mayor.

Estas zonas coinciden casi milimétricamente con los barrios de municipios con más densidad de población, menor superficie habitable y peor calidad de las viviendas y con niveles de renta más bajos.

Criterios y zonas afectadas

La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid ha establecido “por criterios técnicos” estas 37 áreas “en función de una incidencia acumulada en los últimos 14 días superior a 1.000 casos por 100.000 habitantes, la acumulada en los últimos 14 días con una tendencia estable o creciente y la contigüidad geográfica que facilite el control perimetral de la movilidad”, según una nota de prensa de la Comunidad.

Las Zonas Básicas de Salud afectadas son:

MADRID CAPITAL

Carabanchel
Puerta Bonita, Vista Alegre y Guayaba.

Usera
Almendrales, Las Calesas, Zofío, Orcasur y San Fermín

Villaverde
San Andrés, San Cristóbal, El Espinillo y Los Rosales

Villa de Vallecas
(completa)

Puente de Vallecas
Entrevías, Martínez de la Riva, San Diego, Numancia, Peña Prieta, Pozo del Tío Raimundo, Ángela Uriarte, Alcalá de Guadaira y Federica Montseny

Ciudad Lineal
Doctor Cirajas, Ghandi, Daroca y La Elipa

ALCOBENDAS
Chopera y Miraflores.

FUENLABRADA
Alicante, Cuzco y Francia.

GETAFE
Las Margaritas y Sánchez Morate

HUMANES DE MADRID
(todo el municipio)

MORALEJA DE ENMEDIO
(todo el municipio)

PARLA
San Blas e Isabel II.

SAN SEBASTIÁN DE LOS REYES
Reyes Católicos

Las restricciones

Las medidas restrictivas que afectan a las 37 ZBS son las siguientes:

Se restringen los desplazamientos y actividades no imprescindibles en estas 37 zonas. A la vez, se establece la restricción de entrada y salida de esas áreas salvo en situaciones concretas: por motivos laborales, médicos, accesos a centros educativos, regresar a la zona residencial; asistencia a personas mayores, menores o dependientes; acceso a entidades bancarias o de seguros, legales o administrativas; acudir a exámenes o cualquier otra necesidad prioritaria, urgente o de fuerza mayor.

Por otro lado, los ciudadanos podrán desplazarse por la vía pública dentro de ese perímetro, para lo que se solicitará la correspondiente colaboración de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de las policías locales. Las reuniones privadas se reducen en estas zonas de 10 a 6 personas, salvo que se trate de convivientes.

Respecto a los lugares de culto, el aforo se reduce a un tercio. En los velatorios podrán estar un máximo de 15 personas en espacios al aire libre y 10 personas en el caso de ser lugares cerrados.

Sobre los aforos en el comercio, se baja al 50% y su cierre será a las 22:00 horas, a excepción de las farmacias, centros médicos, veterinarios, de combustible y otros considerados esenciales.

Por su parte, en la hostelería se elimina el consumo en barra y se limita el aforo a un 50%. De igual modo, sólo podrá haber 6 comensales en cada mesa, en lugar de 10 personas como hasta ahora, y tendrán que cerrar a las 22:00, a excepción de servicios de entrega de comida a domicilio.

En lo que se refiere a los centros de enseñanza no reglados, como academias o autoescuelas, el aforo también se reduce al 50% y la actividad presencial se limita a grupos de 6 personas máximo y con las oportunas medidas de distancia de seguridad.

Asimismo, podrán utilizarse las instalaciones deportivas, tanto al aire libre como en interior, siempre que no se supere el 50% del aforo y en grupos de máximo 6 personas.

Sin medidas complementarias

Llama la atención que estas medidas, amparadas por el hecho de que la población de estas zonas representa “el 13% de la población madrileña, si bien concentran casi el 24% de los casos detectados en la última semana”, según la nota de prensa hecha pública por la Comunidad, no van acompañadas de absolutamente ningún anuncio referente a cuestiones clave en la transmisión de la pandemia, como pueden ser las medidas destinadas a acabar con la masificación en el transporte público, imprescindible para varias de esas “excepciones” que el Gobierno regional admite.

Tampoco hay ninguna medida concreta y con fecha de realización comprobable acerca de la reposición del personal sanitario necesario para conseguir que los centros de Atención Primaria funcionen adecuadamente, sin esperas de más de dos horas sobre la cita concedida y colas interminables a la puerta de los centros de salud.

No se encuentra tampoco en el anuncio realizado por Isabel Díaz Ayuso referencia alguna al señalamiento de fechas concretas para la construcción de centros educativos públicos en número suficiente para conseguir reducir drásticamente las ratios de alumnos por aula. Ni hay noticias acerca de que el Ejecutivo madrileño haya decidido poner fin a la escasez de contratación de profesorado para cubrir las necesidades de desdoble de aulas impuestas por la pandemia.

Ni una referencia a la contratación de los 1.350 rastreadores que, según los criterios de la Organización Mundial de la Salud, serían necesarios para realizar una adecuada labor de rastreo y seguimiento de contactos en una región como la madrileña.

Hay, eso sí, un anuncio de que la Comunidad hará un millón de test a la población de estas 37 zonas. Lo malo es que los test no curan y no sirvan absolutamente para nada si sus resultados no son conocidos en poco tiempo y si, en el momento mismo de conocer sus resultados, los casos positivos no son atendidos correctamente y no se rastrea a las personas que han tenido contacto con ellos en las horas anteriores. La prueba de esto está en Torrejón de Ardoz, cuyo Ayuntamiento decidió recientemente gastar más de un millón de euros en test masivos, pero en estos momentos tiene (según el informe de la Comunidad de Madrid de 15 de septiembre) 866 casos confirmados entre el 1 y el 15 de septiembre.