El espectáculo benéfico de Hospi-Ratón abarrota el Pilar Bardem

154
En la imagen un momento de la actuación de Danza Estilizada, interpretada por Lola e Izan, profesores de la Escuela de Danza Vicky Cortés. Foto: Kike Ayala.

Un año más la asociación  Hospi-Ratón llena el auditorio Pilar Bardem con el espectáculo benéfico Bailando por Hospi-Ratón 2020” que realiza con la colaboración altruista de la Escuela de Danza “Vicky Cortés” y con la intención de recaudar fondos para el proyecto. Se celebró el pasado sábado 18 de enero a partir de las 18:00h y en la que participaban más de 200 bailarinas y bailarines.

Consulta AQUÍ la galería de fotos de la Gala

Hospi-Ratón acerca la tradición del Ratoncito Pérez a las niñas y niños hospitalizados en la etapa en la que se les caen los dientes: “Creamos unos simpáticos ratoncitos de tela, con un bolsillo donde guardar el diente, que se entregan, gratuitamente y con un pequeño obsequio, al Servicio de Pediatría de distintos hospitales”. indican desde la asociación.

El pasado sábado 18 de enero tenía lugar a partir de las 18:00 en el Auditorio Pilar Bardem de Rivas Vaciamadrid el festival benéfio a favor del proyecto Hospi-Ratón  que ofrecía un espectáculo con veinte coreografías de difirentes estilos de Danza Clásica, Contemporánea, Urbano, Flamenco y Estilizada, y que reunía a más de doscientas bailarinas y bailarines, entre proefesores y alumnos… Ninguno se lo quiso perder.

Un lleno total registraba el Bardem para presenciar el espectáculo de danza urbana y contemporánea ofrecido altruistamente por la escuela de danza “Vicky Cortés” el pasado sábado 20 de enero a las 18:00 y al precio de 5€.

Fue una bonita y solidaria forma de terminar el fin de semana disfrutando de un vistoso espectáculo para toda la familia y que sin duda, hará felices a cientos de niños hospitalizados: “QUE LA ILUSIÓN SIGA…. INCLUSO EN EL HOSPITAL”.

PROYECTO HOSPI-RATÓN

Este proyecto nace con un objetivo principal, acercar una bonita tradición tan nuestra, como es la del Ratoncito Pérez, a los niños y niñas que, por diversas circunstancias, se encuentran hospitalizados en la etapa en la que se les caen los dientes.

De forma totalmente artesanal, se crean unos simpáticos ratoncitos de tela  con un bolsillo donde guardar el diente. Estos ratoncitos, junto con un pequeño obsequio, se entregan de forma gratuita al Servicio de Pediatría de los distintos hospitales.

Un objetivo fundamental en la Atención Hospitalaria Infantil es la “Humanización en la Asistencia Sanitaria”, que surge en los hospitales y que ha conseguido desarrollar una serie de actividades, que permiten que la estancia hospitalaria sea lo más satisfactoria posible y así disminuir el impacto del ingreso en el niño y su familia. Así con esta iniciativa, el Ratoncito Pérez siempre encuentra a los niños para entregarles el regalo, ¡aunque no estén en su casa!.

Desde la Asociación informan que los recursos de los que disponen son obtenidos por donaciones y subvenciones irán destinados a líneas de investigación de todo tipo de enfermedades que afecten a los niños, oncológicas, raras, etc. Por eso, también quieren fomentar su visibilidad y asistencia a mercadillos solidarios y benéficos, para así obtener más fondos que donar a estas líneas de investigación, siempre orientadas preferentemente, a casos infantiles.

De momento informan que han comenzado por algunos hospitales de la Comunidad de Madrid, con intención de extenderse a otras comunidades. Con la presencia en redes y en medios audiovisuales, pretenden extender al máximo nuestra actividad, estando actualmente presentes en el Hospital Universitario del Sureste, el de Torrejón de Ardoz, el Infanta Sofía y el Severo Ochoa dentro de la Comunidad de Madrid, el Hospital Universitario de Alicante y recientemente se han unido también el hospital Gregorio Marañón y el Niño Jesús de Madrid.

El propósito es claro: hacer más llevadera la estancia de estos niños y sus familias en el hospital, un lugar en el que nunca debería verse un niño, y que no pierdan esa inocencia, capacidad de soñar e ilusión por la “magia” que conlleva ser niño.