El PP rechaza la participación de la Comunidad en la construcción del enlace a la M50

1074

El Grupo Popular en el Congreso de los Diputados presentará una enmienda a los Presupuestos Generales para que la partida destinada a construir el enlace refleje la totalidad del coste a cargo del Estado.

El Partido Popular presentará una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de manera que la partida en ellos destinada a la construcción del enlace directo de Rivas a la M50 se incremente desde el millón de euros inicialmente previsto, hasta los 12 millones que los populares entienden que sería el coste real de las obras.

Con ello, el PP concreta su rechazo a que el Gobierno de la Comunidad de Madrid asuma sus competencias y participe en la financiación de la construcción del enlace, que en la planificación técnica acordada utiliza la carretera M-823, de titularidad autonómica. Esa titularidad es la que convierte al Gobierno regional en responsable, en parte, de la financiación del enlace.

Un enlace vital para Rivas, pero no para la Comunidad

El enlace directo a la M50 desde Rivas Vaciamadrid es una actuación vital para el desarrollo económico de la ciudad, como lo han demostrado informes técnicos de todo tipo. Entre los factores que lo convierten en algo tan necesario está la imposibilidad práctica de desarrollo del nuevo polígono industrial contemplado en el Plan General de Ordenación Urbana actualmente vigente, y que debería ir ubicado en la zona Norte de la ciudad.

Ese desarrollo se convierte en imposible sin la conexión directa a la M-50, que precisamente estaría ubicada en las proximidades de esa zona industrial prevista. Es imprensable que ninguna empresa decida instalarse en ese desarrollo urbanístico si los vehículos que necesariamente tendrán que entrar y salir de él deben hacerlo recorriendo toda la ciudad hasta la A3.

Dejando a un lado las necesidades de ese polígono, la población de Rivas requiere desde hace años la conexión directa a la vía de circuinvalación para evitar el embudo que actualmente se ve obligada a padecer. Cualquier persona que quierea desplazarse a Madrid o a otros unicipios que rodean a la capital, debe, actualmente, optar entre dirigirse también ha la A3, o bien circular por carreteras autonómicas de tráfico muy denso y escasas conexiones útiles, como la propia M-823.

Esta necesidad vital no parece haber sido comprendida por los distintos gobiernos regionales desde hace décadas. Pero especialmente no parece ser entendida por el actual de Isabel Díaz Ayuso, a pesar de sus continuas proclamas en favor del desarrollo, cuidado y mantenimiento de la actividad empresarial.

El PP de Rivas “elogia” a sus compañeros

Por su parte, el PP de Rivas, en un comunicado de su portavoz, Janette Novo, ha elogiado “que su partido haya tenido en cuenta la necesidad de los vecinos de Rivas”. Entiende que la política de eximir a la Comunidad de Madrid de su responsabilidad en la financiación de la obra del enlace, derivando la totalidad de la misma a la responsabilidad estatal, es la adecuada.

Novo critica a los partidos presentes en el Gobierno local y les dirige una pregunta: “¿De verdad pretenden que la Comunidad de Madrid asuma el pago de los 11 millones de euros restantes que cuesta la obra?”.

La Comunidad de Madrid ha financiado obras de mucho mayor coste en municipios gobernados por el Partido Popular, como es el caso de Boadilla del Monte, donde el propio PP de aquella localidad anunciaba en su página web la inversión de más de 17 millones en varios enlaces, entre ellos el de la M-50 a su paso por aquel municipio.