Héctor Illueca destaca en Rivas los valores republicanos de libertad y justicia social

1292
De izquierda a derecha, Monedero, Illueca y Osuna, durante la presentación

El Vicepresident y Conseller de Vivienda de la Generalitat Valenciana presentó el pasado viernes su libro ‘La propuesta republicana’, junto con Juan Carlos Monedero y Orencio Osuna. El acto estaba organizado por el Ateneo Republicano de Rivas, con la colaboración de los editores del libro, El Viejo Topo.

Una sala Marcos Ana considerablemente llena fue testigo de la presentación, el pasado viernes, del libro ‘La propuesta republicana’, de Héctor Illueca, Vicepresident y Conseller de Vivienda de la Generalitat Valenciana. El acto estaba organizado por el Ateneo Republicano de Rivas, con la colaboración de El Viejo Topo, entidad editora del libro.

En la presentación, el autor estuvo acompañado por Juan Carlos Monedero y por Orencio Osuna. Entre los tres abordaron diferentes aspectos de lo que puede significar hoy en día la aspiración a una forma de gobierno republicana.

A destacar la diferencia que el autor marcó entre lo que denominó el «sentido republicano» y el «sentido liberal» de la libertad, explicando que el primero se basa en la defensa de una libertad individual «que no tiene sentido mientras, como decía Rousseau, alguien tenga suficiente poder para comprar a otra persona, y alguien sea suficientemente pobre como para tener que venderse a otro para poder vivir». La libertad «liberal» la sitúa Illueca en términos de la creación de un espacio individual privado al que el Estado no debe poder acceder, pero en el que es posible una acción económica que aparte y margine a todos aquellos que no consiguen ser los ‘triunfadores’.

También destacó, al igual que hicieron Monedero y Osuna, la dificultad de hablar en España de república, cuando esa sola palabra remite tan fácilmente a una república concreta: la Segunda. Los tres, de diferentes maneras, coincidieron en que en una república pueden darse gobiernos de derechas o de izquierdas, tal como ocurrió de hecho en la que estuvo vigente en España de 1931 a 1939.

Al finalizar el acto, Héctor Illueca firmó ejemplares de su libro a todas las personas que lo compraron en el propio acto.