Indignación e incredulidad en el Gobierno local por la decisión de la Comunidad de no pagar el CEIPSO La Luna

1810
Aída Castillejo (d) y Mónica Carazo, durante la rueda de prensa (Foto Rivas Actual)

La Alcaldesa y la Vicealcaldesa se mostraron mitad indignadas, mitad irónicas e incrédulas con la decisión del gobierno de Isabel Díaz Ayuso de no pagar los casi dos millones que le debe al Ayuntamiento por la construcción del centro. La administración regional se escuda en la inclusión, dentro de las obras realizadas, de una cocina para el centro, algo que, alega, no estaba contemplado.

«Eso es una maravilla», respondió ayer la alcaldesa de Rivas, Aída Castillejo, ante la pregunta que le efectuaron los periodistas en la rueda de prensa que llevó a cabo ayer para explicar los acuerdos de la Junta de Gobierno Local. La pregunta era acerca de la decisión de la Comunidad de Madrid de no pagar a Rivas 1.825.000 euros que le debe por la construcción de la primera fase del CEIPSO La Luna. La regidora ripense mostraba con esa ironía lo que más tarde, en la misma intervención, calificaría como «el colmo de los agravios». «Adelantas el dinero, les construyes el colegio a tiempo para que el alumnado pueda utilizarlo cuando comienza el curso, no como en el caso del [CEIP] Mercedes Vera, fue el único colegio que [la Comunidad de Madrid] pudo inaugurar… y van y te denuncian». La Vicealcaldesa, Mónica Carazo, se expresó en parecidos términos y aseguró que «a la postura de firmeza de este Ayuntamiento en la defensa de los derechos de las vecinas y vecinos de Rivas, la Comunidad lo califica de confrontación. Pero, le llame como quiera llamarle, no vamos a dejar de actuar de la misma forma».

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha esgrimido, como argumento para no pagar, que en la «factura» está incluida la construcción de una cocina en el CEIPSO La Luna, algo que no estaba contemplado por la Comunidad. Aída Castillejo explica que la cocina se construyó gracias al ahorro obtenido en la licitación de las obras. «Es una mejora que fue solicitada por las familias y que en cualquier centro se prefiere a la solución del catering». Dicho de otra manera: con el mismo dinero que el Ayuntamiento presupuestó para la obra, y que la Comunidad aprobó, se construyó este extra. Pero el Gobierno regional viene a plantear que lo que tendría que haber hecho el Ayuntamiento es revertir  el ahorro logrado en una bajada del coste de la obra. O sea, que la Comunidad pagase menos de lo que tenía pensado pagar, en lugar de que el centro educativo contase con una infraestructura fundamental.

«Lo siguiente es que vengan y nos destruyan un colegio»

Todo esto de que el Ayuntamiento construya y la Comunidad pague (excepto en este caso, si es que no hay un recurso municipal ante la Justicia) corresponde a una política que en Rivas viene de lejos: para acelerar la construcción de infraestructuras educativas vitales para una ciudad que crecía a ritmo desenfrenado, desde la década de 1990 el Ayuntamiento fue conveniando con los sucesivos gobiernos regionales hacerse cargo de la construcción de colegios e institutos para, una vez finalizada, recibir el dinero correspondiente de la Comunidad. Nunca hubo problemas y así se consiguió que un funcionamiento mucho más lento de una administración como la autonómica no fuera un lastre para la construcción, a ritmos adecuados, de las infraestructuras necesarias.

La respuesta de Aída Castillejo sobre esta actitud de la Comunidad de Madrid osciló constantemente entre la indignación, la incredulidad y la ironía: «A veces te da por reírte, porque, si no, te tienes que echar a llorar». «¿Qué más pueden hacer? ¿Que vengan y nos destruyan un colegio? No sé qué más armas le quedan a la Comunidad de Madrid para seguir paralizando los servicios públicos de nuestra ciudad».

Por su parte, la presidenta del PP de Rivas, Janette Novo, ha comentado en su cuenta de Twitter que «La verdad es que el Ayto de Rivas incumplió el convenio firmado con la CM realizando obras que no estaban contempladas en el proyecto recogido en dicho convenio».