La Administración pone 2,3 millones para la rehabilitación de 400 viviendas de Covibar

249
Vista aérea de una zona del barrio de Covibar (Foto Luis García Craus)
Vista aérea de una zona del barrio de Covibar (Foto Luis García Craus)

La Comunidad autoriza el convenio para rehabilitar 400 viviendas en Rivas Vaciamadrid, con una inversión de 4,7 millones de euros por parte de las tres administraciones (estatal, autonómica y local) y los propietarios de las viviendas. Significará «la actualización a todos los estándares exigidos en la edificación vigente de viviendas, edificios y urbanizaciones», según la Comunidad de Madrid.

La Comunidad de Madrid ha aprobado en Consejo de Gobierno la firma de un convenio con el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid para establecer los mecanismos que permitan llevar a cabo la financiación de las ayudas y la agilización de los procedimientos de concesión para el Área de Regeneración y Renovación Urbana y Rural (ARRUR) del área denominada barrio de Covibar, en Rivas Vaciamadrid.

El ARRUR tiene como objetivo la financiación de la realización conjunta de obras de rehabilitación en edificios y viviendas, incluidas las unifamiliares, de urbanización o reurbanización de los espacios públicos y, en su caso, de edificación de edificios o viviendas en sustitución de edificios o viviendas demolidos. La distribución de la financiación será: 2 millones de euros a cargo del Plan Estatal de Vivienda, de los que el Ministerio de Fomento aportará 1,3 millones de euros y la Comunidad de Madrid 204.389 euros; el Ayuntamiento de Rivas dedicará 384.240 euros y los  particulares casi 2,4 millones de euros.

Este convenio forma parte de la gestión autonómica del Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, que establece una serie de programas de ayudas a diversas actuaciones protegidas en materia de vivienda para dicho período cuatrienal mediante el Programa de Fomento de la Regeneración y Renovación Urbana y Rural (ARRUR), que gestionará la Comunidad de Madrid.

Atendiendo a las necesidades, las actuaciones programadas tienen por objeto la mejora de la accesibilidad de las viviendas mediante la colocación de ascensores, escaleras y rampas, adaptación de baños, accesibilidad universal a través de videoporteros, señalización, instalaciones domóticas que favorezcan la autonomía personal, así como cualquier intervención que mejore el cumplimiento de los parámetros actuales en seguridad de utilización y accesibilidad.

Entre ellas, también se encuentra la rehabilitación energética de los edificios de viviendas, mediante la mejora de envolventes térmicas, fachadas y cubiertas, carpinterías, cambio de calderas e instalación de sistemas basados en energías renovables; y obras de mejora del espacio urbano, mediante la mejora de accesibilidad en espacios públicos, mejora de zonas verdes y ajardinadas
(reforma de la red de riego, iluminación viaria), mobiliario urbano y mejora y mantenimiento de redes e instalaciones generales (saneamiento, electricidad, agua, etc.).

Oficina Técnica de Gestión

Para facilitar la información, gestión y tramitación de las obras en cada uno de los barrios con los vecinos que quieran rehabilitar sus viviendas, se prevé la creación de unas Oficinas Técnicas de Gestión. En este caso, será la a la Empresa Municipal de la Vivienda de Rivas Vaciamadrid la que dirija esta oficina como ventanilla única para llevar a cabo la tramitación, equipos y oficinas de
planeamiento, así como la gestión de las ayudas de las viviendas y de acompañamiento social de actuaciones subvencionables. En el caso de Rivas Vaciamadrid se prevé que sean unas 400 viviendas las que se rehabiliten.

Estas oficinas también recibirán financiación para su funcionamiento del Plan Estatal. Además, en función del tipo de obras de rehabilitación y mejora que se lleven a cabo en cada una de las viviendas, el número previsto podría aumentar puesto que, en caso de que no se consuma el presupuesto total previsto, se podrían adherir más vecinos. Las obras de rehabilitación finalizadas con
anterioridad al 1 de enero de 2018 no podrán ser incluidas en este programa.

Desde actuaciones estructurales a eficiencia energética

Las actuaciones que son objeto de subvención en este proyecto incluyen desde la mejora de las condiciones estructurales y funcionales de los edificios; la habitabilidad de las viviendas; la introducción de medidas dirigidas al ahorro y la eficiencia energética como aislamiento en fachadas, carpinterías y cristalerías, calefacción y refrigeración; la introducción de energías renovables, u otras tan importantes como su adaptación a las medidas de evacuación, y seguridad y protección contra incendios.

También forman parte las mejoras en la eficiencia energética de las instalaciones comunes de ascensores e iluminación, del edificio o de la parcela, mediante actuaciones como la sustitución de lámparas y luminarias por otras de mayor rendimiento energético, generalizando por ejemplo la iluminación LED, instalaciones de sistemas de control de encendido y regulación del nivel de
iluminación y aprovechamiento de la luz natural.

Se subvencionará también la mejora de las instalaciones de suministro e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua, así como la implantación de redes de saneamiento separativas en el edificio y de otros sistemas que favorezcan la reutilización de las aguas grises y pluviales en el propio edificio o en la parcela o que reduzcan el volumen de vertido al sistema público de alcantarillado.

La mejora o acondicionamiento de las instalaciones para la adecuada recogida y separación de los residuos domésticos en el interior de los domicilios y en los espacios comunes de las edificaciones forman parte del catálogo de mejoras que pueden recibir ayudas, al igual que el acondicionamiento de los espacios privativos de la parcela para mejorar la permeabilidad del suelo, adaptar la
jardinería a especies de bajo consumo hídrico, optimizar los sistemas de riego y otras actuaciones bioclimáticas.

Del mismo modo, serán subvencionables aquellas que afecten a elementos cuyo tratamiento permita reducir de forma efectiva en el interior de la edificación el promedio anual de concentración de radón a niveles inferiores a 300 Bq/m3, o en las que, sin alcanzar dicho nivel, se reduzca la concentración inicial en al menos un 50%.

Por último, lo serán aquellas medidas que fomenten la movilidad sostenible en los servicios e instalaciones comunes de los edificios o urbanizaciones tales como la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos en los aparcamientos, o la adecuación de zonas e instalaciones de aparcamientos de bicicletas.