La delincuencia en Rivas Vaciamadrid desciende un 5,5% en lo que va de 2014

118
Cristina Cifuentes y Pedro del cura, presidiendo la reunión de la Junta de Seguridad Local( Foto Ayto. Rivas)
Cristina Cifuentes y Pedro del cura, presidiendo la reunión de la Junta de Seguridad Local( Foto Ayto. Rivas)
Cristina Cifuentes y Pedro del cura, presidiendo la reunión de la Junta de Seguridad Local( Foto Ayto. Rivas)

La delegada del Gobierno en Madrid y el alcalde de la ciudad han presidido esta mañana la Junta Local de Seguridad de Rivas. Las cifras de 2014 contrastan con las de 2013, cuando hubo un repunte del 6,42%. Policía Local y Guardia Civil prestan especial atención a las zonas colindantes con la Cañada Real, el área “más sensible” del municipio.

La delincuencia en Rivas Vaciamadrid (81.000 habitantes) ha descendido en lo que va de 2014 un 5,5%, lo que constituye una significativa mejora de la seguridad ciudadana del municipio. Estas son las cifras oficiales facilitadas por la Junta de Local de Seguridad de Rivas, reunida este jueves en el Ayuntamiento a petición del alcalde de la ciudad, Pedro del Cura, que ha presidido la reunión junto a la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes.

El nuevo alcalde ripense ha tomado la iniciativa en materia de seguridad ciudadana ante la preocupación vecinal existente en las zonas próximas a la Cañada Real: los barrios de Covibar y La Luna. Por eso solicitó a la delegada del Gobierno la convocatoria extraordinaria de una Junta Local de Seguridad.

En lo que va de año, los delitos han caído un 2,65% y las faltas un 7,93% (el promedio total supone un descenso del 5,5% mencionado). Tanto la delegada del Gobierno como el alcalde han coincidido en señalar que los buenos resultados son fruto de la estrecha colaboración entre la Policía Local (126 agentes) y la Guardia Civil (236 agentes), los dos cuerpos encargados de la seguridad en la localidad. Estas cifras contrastan con las de 2013, cuando hubo un repunte global del 6,42% respecto al año anterior (las faltas entonces subieron un 12% y los delitos un 0,9%).

“A pesar de que los indicadores revelan que Rivas es una ciudad segura, somos conscientes de la preocupación ciudadana que existe en las zonas residenciales próximas a la Cañada Real, como los barrios de Covibar y La Luna, donde se concentran los pequeños delitos cometidos principalmente por toxicómanos”, ha dicho el primer edil.

La delegada del Gobierno ha confirmado que “la delincuencia en Rivas ha descendido. Se están cometiendo menos delitos, pero hay que seguir trabajando”. La actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad se está centrando especialmente en esas “zonas sensibles” (Covibar y La Luna) para evitar que se cometan robos con violencia e intimidación, así como robos en viviendas o trasteros.

Según datos de la Delegación de Gobierno, se han reducido de manera significativa los robos en domicilios y los robos con fuerza en el interior de vehículos (en este último caso: 559 en el primer semestre de 2013 por 446 en el de 2014). Destaca, en este sentido, el descenso del 9% en los robos que se cometen en domicilios en el entorno de la Cañada Real, si bien ha experimentado un incremento los robos en trasteros, “por lo que se intensificará la vigilancia mediante la puesta en marcha de nuevos operativos a luchar contra esta tipología delictiva”.

Pedro del Cura ha asegurado que las cifras revelan “una situación buena respecto a años anteriores, aunque preocupa la concentración de delitos en las zonas próximas a la Cañada”. Es en esos lugares donde se producen el 90% de los delitos que se cometen en la ciudad, según ha informado la Delegación.

A pesar de los datos, tanto la delegada del Gobierno como el alcalde han evitado el “triunfalismo”. De hecho, el Ayuntamiento va a poner en marcha una campaña informativa ciudadana recordando a la vecindad las medidas preventivas que se deben adoptar en la época veraniega. El Consistorio recuerda, además, a sus vecinas y vecinos que, durante todo el año, permanece activada la campaña de custodia de llaves de domicilios y comercios por parte de la Policía Local mientras sus propietarios se ausentan por vacaciones o viajes.