Con la finalización de la Semana de la Moda Circular Sostenible de Madrid, las tres pasarelas que se han desarrollado al calor de la misma comienzan a mostrarse al público en formato online. La omnipresente pandemia del COVID ha obligado a hacerlo así, pero no por ello dejan de ofrecer un panorama de una industria novedosa y respetuosa con el planeta y las personas, que no renuncia al diseño como aspiración relevante.

El pasado 14 de febrero se grabó el último de los desfiles de diseños de moda sostenible planificados dentro de la Semana de la Moda Circular Sostenible de Madrid (CSFWM, por sus siglas en inglés). Fue en Rivas, en el Salón de Actos del Ayuntamiento, y se llamó ‘Pasarela 17’, un evento firmemente apoyado por el Ayuntamiento a través de la concejalía de Transición Ecológica. Otras dos pasarelas habían sido llevadas a cabo días antes: la ‘Pasarela Ecodiseño’, el día 7; y la ‘Pasarela Upcycling’, el día 11, ambas en pleno centro de Madrid.

La primera estaba dedicada a ofrecer “un producto pensado, diseñado y producido bajo la máxima del mínimo impacto ambiental y social aplicando todo el conocimiento y las herramientas del diseño”. La segunda, a “mostrar y demostrar que con tejidos postconsumo, con residuos textiles y con restos de producción se pueden crear colecciones y prendas asombrosas que no solo trabajan bajo las premisas del ecodiseño sino que encima no demandan de la Tierra recursos para su producción”, según la web de la CSFWM.

La ‘Pasarela 17’ se adentraba más en la intención del mundo del diseño de moda sostenible de acercarse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) señalados por la ONU en 2015. Se trata de 17 objetivos relacionados con las condiciones sociales, económicas y medioambientales en que debería desarrollarse la vida en el planeta, en el plazo más corto de tiempo posible. El nombre de la pasarela hace alusión directa a esos diecisiete objetivos.

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Preocupadas por el planeta y por las personas

En RIVAS ACTUAL ya hemos mostrado algunas de las características del diseño de moda sostenible y las opiniones de alguna de las personas que están empujando en España en ese sentido.

Sin embargo, faltaba ver cómo son esos diseños. Algunos se hacen con fibras vegetales extraídas de los árboles. ¿Tendrán un aspecto correoso y basto? Para producirse, los modelos diseñados con estos criterios sostenibles deben tener en cuenta muchas y detalladas condiciones, tanto de respeto a la dignidad humana en lo tocante a las condiciones laborales de producción, como de cuidado con el medio ambiente. ¿Se plasmará esto en diseños menos “brillantes”, quizás con aspecto menos cuidado en su realización? El diseño sostenible, según cuentan sus defensoras, tiene además la característica de ser muy personalizado. ¿Cómo influirá eso en los precios, serán astronómicos respecto a los de la industria tradicional?

Modelos en la pasarela realizada en el Espacio Triple, en Madrid (Foto CSFWM)

Desde el pasado 19 de febrero ya está disponible el video de la Pasarela Ecodiseño. Pocos días después lo estará el de la Pasarela Upcycling. Y el 15 de marzo, el de la Pasarela 17, realizada en Rivas. En todos los casos, los videos pueden verse a través de Facebook Live y, posteriormente, en YouTube.

Además, la CSFWM mantiene abierta una página web en la que muestra todas las marcas que han participado en la Semana, agrupadas en función de la Pasarela en la que han participado. Se trata de un listado de veintidós marcas que abarcan desde diseños prêt-a-porter, hasta bolsos y complementos, pasando por trajes de novia. De todo, para todos los gustos. Seguro que tanto los videos de las pasarelas como la web de la CSFWM podrán dar respuestas a las dos primeras preguntas.

Los precios

Queda la tercera de esas preguntas que nos hacíamos. El carácter marcadamente personal de estos diseños, la búsqueda de su adaptación a la persona que los va a llevar, hacen que hablar de precios estándar sea poco menos que imposible. Los precios acaban siendo casi tan variados como los diseños que se producen.

Sin embargo, valga como muestra el precio de algunas prendas y complementos:

Conjunto de dos camisetas de manga corta iguales, una en talla para adulto y otra para niño o niña: 40 euros en oferta, IVA incluido (Farrapos e Contos)

 

 

 

Vestido-sudadera con capucha: 60 euros (The Circular Project)

 

 

 

Abrigo largo ‘Mom’: 110 euros (Anüla Company)

 

 

 

Vestido verano: 108 euros (MR Bravo)

 

 

 

Chaqueta Blazer: 169 euros (Alay & Co)

 

 

 

Vestido orgánico: 65 euros (280.000 pesos colombianos) (Folk)

 

 

 

Sudadera: 70 euros (Torit@s)

 

 

 

Totebag estampado: 20 euros; Monedero: 7 euros; Cinturón dorado: 17 euros; Mochila paseo: 38 euros (Lichis Blancos)

Además, algunas tiendas ofrecen una posibilidad original, de la que mucho nos extrañaría que fabricantes del sector tradicional no copien: lo que podríamos llamar “ropa a renting”. Se trata de llevar a sus últimas consecuencias los postulados del diseño y la moda sostenibles: reutilizar, alargar la vida útil de las prendas.

Es el caso de Ecodicta, que ofrece planes mensuales de distinto tipo. Una vez elegido uno de ellos, se recibe en el domicilio y se usa durante un mes. Al cabo de ese tiempo, se vuelve a enviar a la tienda y se recibe otro paquete con el número de prendas elegido.

Algunos ejemplos: el plan ‘Be Comfy Box’ supone usar tres prendas durante un mes por 35,90 euros. Otros planes hacen ascender el número de prendas a cuatro (49,90 euros) o a cinco (59,90 euros). La tienda permite que cada persona diga cuál es su talla y su estilo de prendas mediante un formulario.

‘Armario sostenible’

Coincidiendo con la Semana de la Moda Sostenible, una de las diseñadoras españolas que trabaja con esos criterios, Laura Opazo, publica y promociona su libro ‘Armario sostenible’, editado por la editorial Zenith, del Grupo Planeta.

La reseña editorial explica que el libro, “escrito por una de las referentes en el mundo de la moda ética, es una guía que repasa la historia de la industria textil y nos revela las graves consecuencias medioambientales y sociales que acarrea la moda rápida. Además, nos introduce en el mundo de las marcas sostenibles (¡sí, existen!) y propone alternativas de consumo para que seamos más respetuosos con el medio ambiente y, al mismo tiempo, logremos mejorar nuestra relación con la moda”.

Laura Opazo (Foto: Carlos Rufo)

El libro incluye ejercicios que invitan a la reflexión y a poner en práctica todo lo aprendido, además de trucos para alargar el ciclo vital de nuestras prendas, aprender a leer las  etiquetas, a autoconocernos y a evitar la tentación cuando vamos de compras.