La vacunación frente al COVID-19 reduce un 58% el riesgo de hospitalización y un 79% el ingreso en UCI

3049

La vacunación frente al COVID-19 logra reducir cerca de un 58% el riesgo de requerir hospitalización y un 79% la necesidad de ingresar en cuidados intensivos, según informa la Comunidad de Madrid. Del mismo modo, desde la Consejería de Sanidad se advierte de la alta transmisibilidad de la variante Delta.

La vacunación frente al COVID-19 logra reducir cerca de un 58% el riesgo de requerir hospitalización y un 79% la necesidad de ingresar en cuidados intensivos en la Comunidad de Madrid, según comunicaba hoy el viceconsejero de Asistencia Sanitaria y Salud Pública, Antonio Zapatero, y la directora general de Salud Pública, Elena Andradas.

En el último informe epidemiológico de la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid se revela que la vacunación como estrategia de prevención esencial para el control a medio y largo plazo de la pandemia, en lo que el viceconsejero incide. Además, según el mismo «el 69% de los casos en la población no vacunada en los últimos 14 días se hubiese evitado en caso de haber estado vacunada».

Alta transmisión de la variante Delta

Del mismo modo, recuerdan que actualmente hay una alta transmisión de la variante Delta (B.1.617.2), una cepa con mayor transmisibilidad que las anteriores, que circula mayoritariamente en la región.

Pese a que los técnicos de Salud Pública de la Comunidad de Madrid apuntan a que la tendencia de infección ya ha comenzado a descender, en los últimos 14 días, un total de 52.338 ciudadanos de la región contrajeron la infección de COVID-19. De estos, la mayor parte, corresponde al grupo de edad de 15 a 44 años.

Por último, la Consejería de Sanidad insiste en que hay que mantener las medidas preventivas básicas: utilizar siempre la mascarilla en interiores, si se está en contacto con personas que no formen parte del grupo burbuja (contactos habituales) o bien con población vulnerable; también hay que respetar la distancia social, elegir preferentemente espacios abiertos en reuniones o encuentros sociales, ventilar los espacios cerrados, y, en general, mantener una adecuada higiene de manos.