Lleno total en el concierto benéfico organizado por Proyecto Perrutis, BeYou y Covibar

1127

Un total de 158 personas, el aforo permitido por la situación sanitaria, asistieron al concierto benéfico organizado en favor de la RRAR el pasado 29 de diciembre, con la participación de ‘Do-re-mi-fa-rock’, ‘Barabú’, el taller de Danza Covibar y un cuadro flamenco.

Una sala Covibar llena a rebosar ofreció el pasado 29 de diciembre un concierto benéfico organizado por Proyecto Perrutis y BeYou, con la participación de la cooperativa Covibar. Se trataba de recaudar fondos para la Red de Recuperación de Alimentos de Rivas (RRAR), pero también de poner una vez más sobre el tapete los objetivos tanto de Proyecto Perrutis como de BeYou: ofrecer asesoramiento y crear un marco de desarrollo personal en el que estén ausentes las distintas adicciones que aquejan hoy en día a todos en general, pero especialmente a los jóvenes.

 

Los grupos y artistas que actuaron fueron el grupo ‘Barabú Payasos’, el grupo ‘Do-re-mi-fa-rock’, el taller de Danza Covibar y un cuadro flamenco compuesto por renombrados artistas como José Romero, director musical del Corral de la Pacheca y guitarrista de Canales y Pitingo entre otros; Jesús Montoya, flauta travesera en el ballet nacional, Corral de la Pacheca o Camela; y las bailaoras Mónica Romero y Morena la China, entre otros.

Los organizadores pretendían “Mostrar a las familias y a los chavales y chavalas, sobre todo, que se pueden divertir aprendiendo a tocar un instrumento bailando con amigas y amigos y que no tienen que centrarse en un solo estilo de música, que escuchen dentro de una paleta de colores distintas músicas”, en palabras del presentador del acto, Emilio Ortiz.

Fueron alrededor de dos horas en las que el espectáculo fue continuo y el público disfrutó de lo lindo. Pero también hubo espacio para que Emilio Ortiz explicara el trasfondo del concierto y llamara no sólo a la solidaridad con los más desprotegidos en estas fechas, sino tmabién a no dejar de luchar contra las adicciones que muchas veces se ceban, precisamente, en los más desfavorecidos.