La puesta en marcha del Punto Limpio Móvil y la recogida de residuos orgánicos vegetales en el Mercado Central son dos de las iniciativas con las que Rivamadrid, junto con la concejalía de Transición Ecológica, terminó el pasado año su “estreno” del Plan de Economía Circular, denominado ‘Con R de Rivas’ y presentado a finales de octubre. Se trata de poner cada cosa en su sitio para poder aprovechar mejor aquello que ya no queremos. Son los primeros pasos de un camino que nos llevará a un cambio en nuestra forma de concebir el consumo y la vida misma.

Enmarcadas en el Plan de Economía Circular municipal, denominado ‘Con R de Rivas’ y presentado a finales de octubre pasado, dos iniciativas destacan entre las llevadas a cabo por Rivamadrid en el último trimestre de 2020: la puesta en marcha de un Punto Limpio Móvil y el comienzo del servicio de recogida de residuos orgánicos vegetales.

Quizás pueda parecer que son pasos pequeños, pero son de los primeros que la Empresa Municipal de Servicios da en el largo camino para desarrollar la estrategia municipal de economía circular. Una estrategia cuyo objetivo final es algo de tanto alcance como cambiar nuestros hábitos de consumo e incluso de vida.

Poner orden a domicilio

Quizás “a domicilio” sea un poco exagerado, pero el Punto Limpio Móvil supone un paso más en la estrategia para facilitar la separación de residuos por parte de la ciudadanía ripense. A los dos puntos limpios “fijos” que ya existían en Rivas (el de la calle Fundición, cerca del auditorio municipal Pilar Bardem; y el de la calle Severo Ochoa, cerca del parque comercial H2O), se unió el pasado diciembre un tercero, con vocación viajera.

Este Punto Limpio Móvil comenzó a funcionar a finales de diciembre pasado y se instala, en días fijos y en horarios concretos, en cuatro zonas de Rivas. De jueves a domingo el vecindario de éstas puede encontrarse, a poca distancia de su vivienda, con un enorme contenedor adaptado para recoger varios tipos de residuos.

Para cada uno de los residuos no admitidos en el Punto Limpio Móvil, Rivamadrid ofrece en su página web unas detalladas instrucciones acerca de dónde deben depositarse.

Tipos y cantidades de residuos admitidos en el Punto Limpio Móvil

El “punto viajero” recala los jueves, desde las 10:00 de la mañana hasta las 18:00 horas, en el barrio de La Luna, concretamente en la zona de aparcamiento del CEIP La Luna (Avenida de la Tierra).

Los viernes es la zona en torno a la Avenida Pilar Miró (frente al número 35 de la Avenida Cerro del Telégrafo) la que acoge el Punto Limpio. La ciudadanía puede llevar los residuos en el mismo horario que en la zona anterior: de 10:00 a 18:00 horas.

Los sábados le toca el turno a la zona alrededor de la Avenida de los Almendros (en la calle Jazmín, al otro lado del parque ubicado delante del Zoco Rivas), aunque en este caso el horario cambia:de 9:00 a 15:00 horas.

Y por último, los domingos el Punto Limpio Móvil se traslada al Mercado Central, en la explanada junto al Auditorio Municipal Miguel Ríos (Pº. Alicia Alonso, s/n), aprovechando la instalación del popular “mercadillo de los domingos”. Allí pueden depositarse los residuos admitidos, también de 9:00 a 15:00 horas.

El Punto Limpio Móvil no pudo instalarse en sus ubicaciones señaladas durante los días en los que el temporal ‘Filomena’ impidió el tránsito de vehículos, pero desde el pasado 28 de enero vuelve a funcionar con el calendario semanal y los horarios antes señalados.

… Y también los restos vegetales

Y si el Punto Limpio Móvil está destinado a recoger residuos quizás menos habituales, Rivamadrid añadió, el pasado 20 de diciembre, un nuevo servicio, también enmarcado en el Plan de Economía Circular ‘Con R de Rivas’: la recogida de residuos vegetales. Y lo hizo en un lugar estratégico para su “estreno”: el mercadillo que se celebra los domingos en la  explanada junto al Auditorio Municipal Miguel Ríos.

El proyecto de aprovechamiento de restos vegetales producidos en el mercadillo de Rivas, llevado a cabo por el Ayuntamiento de Rivas-Vaciamadrid (a través de la concejalía de Transición Ecológica), la empresa municipal Rivamadrid y la Asociación Nacional GN Medio Ambiente, consiguió recuperar, en su primer día de funcionamiento, cerca de 200 kilogramos de restos, alcanzando en estos momentos la cifra de casi una tonelada.

El objetivo es comenzar a tratar los residuos orgánicos vegetales -producidos durante el transcurso del mercadillo- como un recurso de cercanía para el aprovechamiento en granjas locales ecológicas y la producción de compost.

Se estima que durante esa primera jornada, y teniendo en cuenta la huella hídrica de
producción de los alimentos recuperados, se pudo evitar el despilfarro de cien mil litros de agua necesarios para la producción de los restos vegetales recuperados.

Tanto los tenderos como los vecinos del municipio se mostraron muy receptivos con la puesta en marcha del proyecto, colaborando activamente en la correcta separación de los restos vegetales.

El proyecto se alinea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijados en la Agenda 2030, promoviendo el cumplimiento del Objetivo 11. Ciudades y comunidades sostenibles: “De aquí a 2030, reducir el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo.”