Ocho nuevos radiopatrullas y un dron para la Policía Local

284
El Jefe de a Policía muestra el interior de uno de los vehículos al Alcalde (Foto Rivas Actual)
El Jefe de a Policía muestra el interior de uno de los vehículos al Alcalde (Foto Rivas Actual)

Los vehículos son berlinas y SUV, todos ellos híbridos con motor de combustión y eléctrico combinados. Seis de ellos están dotados de miniestaciones de medición de la calidad del aire, y los ocho incorporan cámaras delanteras y traseras, balizas LED, desfibrilador y cámara de control de ocupantes de los asientos traseros. Policía Local estrena nuevos colores, azul y amarillo, tanto en los vehículos como en el uniforme, “basados en las recomendaciones de la Unión Europea”. También se ha presentado un dron que Policía Local utilizará “para control de grandes eventos y actuaciones administrativas”. El dron es producto de una propuesta ganadora en el Presupuesto Participativo de 2018.

Ocho nuevos radiopatrullas se han unido a la flota de vehículos de la Policía Local de Rivas. Todos ellos son híbridos de la marca Toyota, basados en los modelos Prius y CRX. Los coches están dotados con algunos de los más modernos adelantos, según ha explicado el Jefe de la Policía Local, Leonardo Lafuente, que ha acompañado al Alcalde, Pedro del Cura, y al concejal de Seguridad, Enrique Corrales, en la presentación de los vehículos. Al acto asistieron también varios concejales de la Corporación y el Jefe del Puesto de la Guardia Civil en Rivas.

Lafuente ha explicado que los vehículos se han adquirido mediante la fórmula de renting y han supuesto un gasto de más de 450.000 euros, “lo que implica un ahorro importante respecto a los vehículos en propiedad que hemos comprado en el pasado”. La fórmula de renting suele ser la más utilizada para flotas medianas y grandes, ya que elimina el factor mantenimiento, incluido en la cuota mensual, y es posible deducir íntegramente el importe de las mismas al considerarse un alquiler.

Vídeo realizado por el Centro de Contenidos Digitales del Ayto. de Rivas Vaciamadrid 

Equipamiento a la última

Cámaras delanteras y traseras que permitirán a los agentes grabar todo lo que ocurra por ambas partes del vehículo y enviar automáticamente las imágenes al centro de pantallas de Policía Local; una mini estación de control de calidad del aire (en seis de los vehículos) ublicada en la parte trasera del techo gracias a la cual “se podrá tener una medición aproximada constante”, según Lafuente; unidad de desfibrilación para poder atender casos urgentes de parada cardiaca; botiquín completo; cámara de control de los ocupantes de los asientos traseros; balizas LED en los cuatro costados del  vehículo… Son una parte de los elementos de la equipación de los coches, que los ponen “al nivel de los más modernos con los que se puede contar en estos momentos”.

Los 129 agentes locales, además, contarán con modernos aparatos de telecomunicaciones que “mejorará ostensiblemente la comunicación entre los agentes, los radiopatrullas y la central de comunicaciones”, según una nota de prensa municipal. Los uniformes también se renuevan, adoptando los mismos colores que los pintados en los vehículos: azul y amarillo. Una combinación que es recomendada por la Unión europea y que  “ya utilizan cuerpos de policía local de varios países y, en España, de varios municipios”. El argumento de la recomendación es que se trata de colores que diferencian a los agentes de otros trabajadores municipales, como pueden ser los de mantenimiento, con los cuales era, hasta hora, más fácil confundirles a simple vista.

Un dron de última generación

Producto de una de las propuestas ganadoras del Presupuesto Participativo de 2018, la Policía Local cuenta también con un dron para control de grandes eventos y para actuaciones de vigilancia urbanística y administrativa (construcciones ilegales, asentamientos no permitidos, vertidos ilegales…). El dron un hexacopter modelo Yuneec H520, desarrollado para uso comercial y dotado con cámara de video 4K. Su configuración le permite “un vuelo estable y preciso”, según la nota, y la grabación de imágenes de gran calidad.

Los usos del dron se centrarán en la cobertura de vigilancia aérea de grandes eventos de ocio, culturales o deportivos, “vigilancia administrativa y urbanística para comprobar construcciones ilegales, asentamientos no permitidos, vigilancia de la Cañada Real o vigilancia medioambiental”, según la nota. Permite envío de imágenes en tiempo real al centro de comunicaciones de la Policía y, con ello, la realización de operaciones de búsqueda de personas desaparecidas, control del tráfico rodado en el municipio y empleo en casos de accidentes de tráfico comoplejos, “con la toma de imágenes cenitales para su incorporación a los atestados policiales”.

Cinco nuevos agentes de la Policía han recibido entrenamiento como pilotos del dron, a los que se unen otros dos que poseían ya esa capacitación. No obstante, el dron está pendiente, para empezar a funcionar, de los permisos y autorizaciones de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, “que ya han sido colicitados”. El coste total de la adquisición del aparato y la formación de los pilotos asciende a 25.500 euros.