Rivas aprueba un presupuesto municipal para 2021 que supera los 110 millones

984

Destacan las bajadas en la previsión de ingresos por tasas (-1,4 millones) y por transferencias de capital (-2,7 millones). En el gasto, las inversiones reales se prevé que aumenten hasta casi los 19 millones de euros, un 79,3% más que en 2020.

El presupuesto municipal para 2021 ha sido aprobado definitivamente en el Pleno extraordinario celebrado esta mañana. La propuesta del Gobierno local conlleva una previsión, para el próximo año, de algo más de 110 millones de euros. La propuesta del Ejecutivo municipal ha resultado aprobada con 17 votos a favor de los grupos de IU-Equo-Más Madrid, PSOE y Podemos y del concejal no adscrito, Antonio Sanz; y el voto en contra de Ciudadanos, PP y Vox.

El concejal de Hacienda y Patrimonio, José Manuel Castro, ha explicado que el presupuesto pretende «sentar las bases para garantizar la continuidad de los servicios a la ciudadanía» y lo ha enmarcado «en el contexto de la situación marcada por la pandemia» del COVID-19, con una especial antención a paliar en todo lo posible «las necesidades sociales especiales» provocadas por esa pandemia.

Desde el campo del Gobierno local, Vanessa Millán, portavoz de Podemos, ha resaltado que el presupuesto se cuenta entre «los más participados de la historia de Rivas porque asumen el cumplimiento del Pacto de Ciudad suscrito en julio por todos los partidos políticos y los agentes socioeconómicos». Millán ha destacado entre las previsiones contempladas en las cuentas municipales «la construcción de la nueva Escuela de Música, el inicio de las obras de urbanización del futuro Pabellón deportivo en el Barrio de la Luna, la construcción de la primera fase del nuevo Colegio de Educación Infantil y Primaria, el cubrimiento de las vías del metro a su paso por nuestra ciudad, o la reposición de arbolado».

También desde su condición de Gobierno municipal, la portavoz del PSOE, Mónica Carazo, ha destacado las inversiones previstas y ha explicado, por su parte, que el presupuesto ha sido elaborado «poniendo en primer plano las necesidades sociales» derivadas de la pandemia y con la orientación de que sea «no sólo un instrumento de gobierno, sino un compromiso con la ciudadanía», con  la que «se ha contado en todo momento para que aportara sus propuestas».

Por su parte, Aida Castillejo, portavoz de IU-Equo-Más Madrid, ha cerrado las intervenciones de miembros del Gobierno valorando que el Pleno de aprobación del presupuesto es «en este caso no sólo el más importante de 2020, sino también de 2021», porque «debe recoger lo que hemos aprendido de todo lo ocurrido durante la pandemia» para volcar en el presupuesto las medidas que hagan frente a las consecuencias económicas y sociales de la misma. En este sentido, ha remarcado que se trata del presupuesto con la «mayor inversión pública y de cobertura y ayuda a la población desprotegida» de toda la historia del municipio.

Las inversiones reales casi doblan su presupuesto

Quizás la partida que más llama la atención en el presupuesto aprobado es la de las inversiones reales, que casi dobla su provisión pasando de los algo más de 10,5 millones de euros en 2020, a los «más de 20 millones» en 2021. Castro ha explicado que esto será posible en gran medida «gracias a la decisión del Gobierno central de progreso» de aumentar muy considerablemente el techo de gasto previsto en la ‘Ley Montoro’ y de suspender la regla de gasto también impuesta por dicha ley.

Otras partidas de gasto relevantes son las de Personal, que crece en más de un 17% pasando de algo menos de 30 millones en 2020 hasta los más de 35 para 2021; la relativa a la construcción por parte municipal del nuevo colegio ‘Mercedes Vera’, con 3 millones; o la construcción de la primera fase del enlace de Rivas a la M50 (6 millones).

Menos previsión de ingresos por tasas

En el capitulo de ingresos se presupuesta un aumento modesto de los impuestos directos (menos de un 4,4%) y otro mucho más significativo por impuestos indirectos (más de un 35,6%). Por el contrario, lo presupuestado como ingresos por percepción de tasas desciende en más de un 8%.

Con todo, una de las principales fuentes de ingresos previstas es la de enajenación de parcelas, que se presupuesta en más de 19 millones de euros, frente a los 10,3 millones de 2020. Por el contrario, las transferencias de capital se presupuestan en casi un 70% menos, pasando de 3,9 millones en 2020 a menos de 1,2 millones en 2021. Las transferencias de capital se corresponden con las que le corresponden al Ayuntamiento provenientes de otras administraciones.

Desacuerdo de la oposición

Ninguno de los grupos de oposición ha presentado enmienda a la totalidad de los presupuestos y solamente el PP ha presentado enmiendas parciales, hasta un total de 52. Sólo dos de ellas han sido aceptadas, pero no el resto, bien por «cuestiones técnicas», bien por desacuerdo con el contenido de las mismas. La portavoz del PP, Janette Novo, destacaba entre las mismas la creación de un Fondo COVID-19 para ayudas directas a empresarios y autónomos por importe de 515.000€, así como la vuelta de la Unidad Canina de Policía Local, la constitución de un Plan de lucha contra las adicciones en los jóvenes y los adolescentes, incentivos para emprendedores, y la «supresión de partidas que consideran de gasto superfluo o prescindible». Entre estas últimas se encuentran las subvenciones a AMPAs y asociaciones de cooperación, algo que la portavoz de Podemos ha calificado de «un clásico del PP», afeándole al Partido Popular que no sean «sensibles» a estas necesidades. Las enmiendas no aceptadas por el Gobierno han recibido sólo 9 votos a favor, resultando no aceptadas por el Pleno.

La portavoz de los populares ha explicado que considera «su obligación y su responsabilidad como oposición» la elaboración de las enmiendas, «independientemente de que vayan a ser asumidas o no» por el Gobierno. Estas palabras parecían referirse a la intervención previa de la concejala por Vox, María de los Ángeles Guardiola, quien había explicado que su oposición al presupuesto habría requerido «elaborar una enmienda a la totalidad», cosa que, según ha declarado, superaba su capacidad y que, además, «no iba a servir para nada».

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos, Bernardo González, que tampoco ha presentado enmiendas parciales, ha justificado esta actitud por la escasez del plazo con el que recibieron el borrador del presupuesto, el 1 de diciembre, y, especialmente, el estado de ejecución del presupuesto de 2020, según él recibido «cuatro días antes» de que venciera el plazo para la presentación de enmiendas. González ha hecho recaer la responsabilidad de esa escasez de plazos en el concejal de Hacienda, a quien, por el contrario, ha alabado la portavoz del PP por su «dedicación a la hora de responder a las dudas que hemos tenido».