Rivas reclama el desmantelamiento de Valdemingómez

68
De izquierda a derecha: el concejal de Seguridad de Madrid, Javier Barbero; el alcalde de Coslada, Ángel Viveros; el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, y la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa. (Foto: cortesía ayto.)
De izquierda a derecha:  el concejal de Seguridad de Madrid, Javier Barbero; el alcalde de Coslada, Ángel Viveros; el alcalde de Rivas, Pedro del Cura,  y la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa. (Foto: cortesía ayto.)
De izquierda a derecha: el concejal de Seguridad de Madrid, Javier Barbero; el alcalde de Coslada, Ángel Viveros; el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, y la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa. (Foto: cortesía ayto.)

El alcalde de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, ha trasladado a la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, y al consejero de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, la necesidad de actuar urgentemente en Valdemingómez, el mayor foco de venta de droga y marginación social del país en la Mesa de Coordinación de la Cañada Real celebrada esta mañaba en la Delegación de Gobierno.  A la cita han acudido también el concejal de Seguridad de Madrid, Javier Barbero; el alcalde de Coslada, Ángel Viveros, y altos mandos de Policía Nacional y Guardia Civil de la región.

En la Mesa de Coordinación se ha establecido un protocolo de coordinación policial, en el que también intervendrá la Policía Local de Rivas, para actuar sobre las ‘cundas’ (los llamados ‘taxis’ ilegales de la droga, que desplazan a personas a Valdemingómez para comprar droga a cambio de un desembolso de dinero), los vertederos ilegales y la quema de cobre.

A propuesta del alcalde Rivas, se ha adquirido, además, el compromiso de que en septiembre se convoque una nueva reunión entre las cinco administraciones implicadas (Delegación, Comunidad y los tres ayuntamientos) para acordar la hoja de ruta que diseñe la actuación definitiva para la Cañada Real.

Rivas viene reclamando tanto a la Delegación de Gobierno como a la Comunidad de Madrid la necesidad de actuar en una zona convertida con el paso de los años en una bomba de relojería. “Hay que tomar medidas y desmantelar Valdemingómez de una manera integral, siendo implacables con los que se lucran con la delincuencia y poniendo en marcha políticas sociales para los habitantes que realmente requieren prestaciones por parte de las administraciones”, explica el alcalde de Rivas.

El reciente incendio de un vertedero ilegal en Valdemingómez, qua tantas molestias han causado a los vecinos y vecinas de Rivas, es la última muestra de la impunidad que se vive en la zona, una ciudad sin ley en la que acampan a sus anchas las mafias del narcotráfico, la delincuencia y otras actividades ilícitas como los vertederos.

El foco de delincuencia y marginación en que se ha convertido la Cañada Real afecta a los habitantes ripenses, que están padeciendo un aumento de la pequeña delincuencia generada por personas que necesitan dinero para comprar su dosis diaria de droga en Valdemingómez.

Como recordó Del Cura a Dancausa en una carta que le envió en abril tras la toma de posesión de su cargo, “quien sufre el goteo delictivo diario no es la población de Madrid, que está a 15 kilómetros de distancia, sino la de Rivas, que tiene el mayor hipermercado de la droga del país a la puerta de su casa”.