Rivas y la Comunidad se dan un mes de plazo para actuar sobre la situación de penuria en la Cañada

1180
Pedro del Cura (a la derecha, en primer plano) durante su reunión con el consejero de Vivienda, David Pérez (iz. primer plano) y con el Comisionado de la Comunidad para la Cañada, José Tortosa (iz. segundo plano)

El alcalde de Rivas y el consejero de Vivienda de la Comunidad comparten «la necesidad de abordar los realojos y la legalidad en Cañada Real».

El alcalde de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, se reunió ayer por la tarde con el consejero de Vivienda de la Comunidad de Madrid, David Pérez, y con José Tortosa, Comisionado del Gobierno regional para la Cañada Real Galiana, con el objetivo de analizar de forma conjunta la situación de la zona.

Tanto el alcalde ripense como el consejero regional han «compartido la gravedad de la situación que atraviesa la población que vive en la Cañada, con ausencia de luz y agua caliente desde hace varios días», según la nota de prensa emitida ayer noche por el Ayuntamiento.

Durante el encuentro, Del Cura y Pérez han coincidido en la necesidad de poner en marcha «una serie de actuaciones, siempre dentro del Pacto Regional, en el marco de los realojos y la legalidad urbanística». El Ayuntamiento no ha dado más detalles acerca de la naturaleza de estas actuaciones. Asimismo, desde la Consejería se ha informado de la última reunión mantenida con Delegación de Gobierno y Fiscalía acerca de la seguridad en Cañada.

El alcalde y el consejero se han emplazado a una nueva reunión dentro de un mes para abordar dichas acciones, valorar su evolución y mantener así la colaboración entre administraciones.

Se amplían los servicios a niños de Cañada

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid ya anunció ayer que ponía el pabellón del CEIP El Olivara disposición de los niños y niñas de la Cañada que están sufriendo la falta de agua caliente, para que puedan asearase.

A última hora de ayer se anunció que la Casa de Asociaciones del barrio de Covibar ofrecerá también un servicio a la población infantil de la Cañada, poniendo a su disposición la posibilidd de que carguen y puedan utilizar en su interior sus dispositivos electrónicos.