Seis meses sin Diego

112
Foto de Diego Menéndez, cedida por su familia.

 

Diego Menéndez, un dentista de 66 años (recién cumplidos el pasado día 1 de noviembre) y vecino de Rivas, salió a pasear el `pasado 4 de mayo de 2017, junto a su perrita caniche ‘Mani’. Tras una conversación telefónica con su mujer en la que avisaba que volvía hacia su casa, Diego jamás llegó.

Desde pocas horas después, familiares y amigos más próximos, primero, y después una cada vez mayor cantidad de vecinos de Rivas, junto con la Guardia Civil, la Policía Local y Protección Civil, se pusieron a organizar una búsqueda que ha durado ya seis meses, y en la que desgraciadamente no se han obtenido resultados: Diego no ha aparecido y tampoco se han tenido noticias de él en ningún sentido.

Como detalle llamativo, tampoco se ha vuelto a saber nada de la perrita, algo que extraña especialmente a los profesionales de Seguridad. En Rivas Actual hemos querido retomar este caso entrevistando a miembros de su familia, que amablemente se han prestado a responder a nuestras preguntas.

Esta es la entrevista a su actual esposa, Marina (M) y a su hijo Marcos (Mc):

¿Diego era una persona familiar?

M: Si, adora a su familia y es muy amigo de sus amigos.

¿Enfermo de Alzheimer, a qué nivel padecía la enfermedad?

M: El nivel de su enfermedad es leve.

¿Cuánto tiempo llevaba diagnosticado?

M: Desde el 2014 siendo el diagnóstico Deterioro Cognitivo Leve con posible Alzheimer.

¿Piensan que faltan apoyos (económicos y materiales) por parte de la Comunidad de Madrid o del gobierno de España en materia socio-sanitaria?

M: He de decir que Diego ha recibido la atención adecuada a su enfermedad incluso participaba en un ensayo médico sobre Deterioro Cognitivo que se lleva a cabo en el Hospital Universitario de Getafe , y que desde aquí quiero agradecer a todo el equipo médico que lleva a cabo éste ensayo por su profesionalidad y trato amable y cercano.

A título personal creo que es imprescindible la ayuda tanto en materia de investigación como médica y familiar para cualquier enfermedad que suponga un deterioro tanto físico como mental de una persona sea cual sea su edad.

¿Con qué tipos de ayudas se han encontrado en Rivas?

M: En relación a la enfermedad de Diego, al ser leve no hemos tenido la necesidad de solicitarla ayuda necesaria para los enfermos de Alzheimer en fase más avanzada.

¿Puede ser es la causa de su desaparición, despiste, confusión, etc.?

M: Creemos que probablemente se desorientara pero no hasta el punto de desaparecer.

Por su forma de ser, rasgos de carácter, hábitos o costumbres, aficiones o gustos ¿dónde pensáis que sería más probable encontrarlo?

M: Desgraciadamente no tenemos respuesta a esta pregunta. Diego es una persona con muchas aficiones le gusta el campo el monte, tiene el título de piloto con horas de vuelo hechas, aficionado al buceo, ha hecho espeleología, paracaidismo, etc, por lo que tiene bastantes conocimientos a varios niveles, es una persona inteligente activa y curiosa, médico cirujano y odontólogo de vocación y por supuesto con una intachable profesionalidad y trayectoria de más de 30 años, pensando en lo mejor para sus pacientes.

Marcos: Yo estoy convencido de que es mucho más probable en monte que en ciudad.

¿Qué ropa llevaba en el momento que desapareció?

M: Llevaba camisa a cuadros de colores rojizos y marrones claros y oscuros un pantalón caqui tipo cargo con bolsillos laterales y traseros y un gorro tipo chambergo color caqui y zapatillas de deporte color gris oscuro.

¿Cómo fue su desaparición?

M: Salió a las 20.45h a darle un paseo a nuestra perra. Me llamó a las 21.10h para decirme que ya venía a casa. Al ver que pasaban los minutos y no aparecía le llamé y no me cogió el teléfono, volví a llamarle unas cuantas veces más sin respuesta por lo que decidí salir a buscarle donde creía que estaba pero no lo encontré y decidí llamar a la guardia civil y a la policía local porque estaba muy preocupada ya que seguía sin responder a mis llamadas.

¿Llevaba un perro? ¿Qué raza era? ¿Qué pensáis que pasó con él?

M: Sí, iba con nuestra perra Mani de raza caniche enano y color melocotón en ese momento tenía el pelo un poco largo. No sabemos que le ha podido suceder aunque nos extraña que tampoco haya aparecido.

¿En qué momento fuisteis conscientes de que estaba desaparecido?

M: Con el paso de las horas y días nuestra preocupación y angustia fue creciendo.

Marcos: El viernes por la tarde, cuando Marina me llamó por teléfono para decírmelo.

¿Cómo fueron las primeras horas?

M: Con mucha angustia y desesperación.

Mc: Yo estaba en Madrid. Cuando me enteré, el viernes 05 por la tarde, al principio no reaccioné, pero cuando vi que mi novia se preocupaba, me puse en marcha hacia Rivas. Se lo dije a unos amigos y fuimos tres grupos a buscar: dos personas dieron la vuelta alrededor de la Laguna del Campillo y dos parejas fuimos a buscar a La Marañosa, porque un supuesto testigo afirmaba que la tarde del jueves 4 le había preguntado cómo cruzar y anteriormente ya había demostrado interés por las trincheras de la Guerra Civil.

Nada más llegar a La Marañosa nos dividimos para cubrir más terreno. Recorrimos todo lo que pudimos hasta medianoche, cuando los dos grupos nos reunimos, cerca de la confluencia del Jarama con el Manzanares, con otros amigos que se sumaron a la búsqueda según fueron llegando de sus respectivos trabajos. Seguimos buscando por el camino de abajo que rodea la marañosa junto al río hasta la 01:30 porque hacía viento y llovía y habíamos salido sin abrigo. En el camino de vuelta, unos cazadores (llevaban toda la noche viéndonos con los prismáticos) nos recogieron con su todoterreno y nos acercaron a los coches.

A primera hora del sábado 06, siguiendo el consejo de uno de los cazadores, fuimos a pegar carteles y a decírselo a todos los ciclistas y senderistas que nos encontramos por la zona. Justo cuando llegábamos, al lado del edificio de Protección Civil, nos encontramos una furgoneta con perros de rescate. Pensé que los había enviado la Guardia Civil y les conté lo que había pasado.

En seguida se ofrecieron a ayudarnos y, después de pegar los carteles y avisar a quienes nos encontramos, fuimos hacia casa de mi padre para que Marina les respondiera unas preguntas y así saber por dónde empezar a buscar.

El grupo de los perros de rescate (que en realidad estaban allí para impartir un curso), fueron el primer organismo en hacerse cargo de organizar la búsqueda y por ello tienen todo mi agradecimiento (creo que después tuvieron algún problema con la Guardia Civil por algún malentendido, probablemente culpa mía por no haber sabido a quién le correspondía organizar las tareas de búsqueda).

¿Está clara la zona por donde pensáis que pudo desaparecer?

M: En el término municipal de Rivas.

Mc: La última vez que se le vio, fue cerca del metro de Rivas Pueblo.

¿Llevaba móvil? ¿Han obtenido alguna información de la localización del móvil?

M: Llevaba su móvil pero a día de hoy no se ha localizado.

¿Cómo fue al principio la respuesta de las Fuerzas de Orden y del Ayuntamiento?

Mc: En un primer momento pidieron calma y paciencia, porque al no haber ningún indicio de delito, por ley han de pasar 48 horas desde el momento de la desaparición hasta que puedan comenzar a buscar (porque todos tenemos derecho a desaparecer si queremos).

Desde el momento en que pudieron, La Guardia Civil se hizo cargo de la investigación y de coordinar al resto de Fuerzas del Orden (Policía Local, Protección Civil, el grupo de perros de rescate, y ya después, de dar a aviso a la Policía Nacional, etc.).

El ayuntamiento nos ofreció asistencia psicológica a través de la Casa de la juventud.

¿Cómo ha sido la respuesta de la ciudadanía, de los vecinos de Rivas?

Mc: En una palabra, ejemplar: el primer fin de semana, nos reunimos unas 200 personas para hacer una batida por toda la zona urbanizada de Rivas, que después se amplió a los alrededores (desde el ensanche de Vallecas hasta Arganda).

La organizó y coordinó José Manuel Castro, que trabaja en el ayuntamiento en un proyecto sobre la memoria histórica, por lo que se conoce la geografía de Rivas y alrededores al dedillo, y que había hablado sobre las trincheras con mi padre. Si no hubiera sido por él, yo no habría sido ni remotamente capaz de organizarlo.

¿En qué punto se encuentra ahora mismo este tema? ¿Sseguís recibiendo ayuda y apoyo de la ciudadanía?

Mc: En este momento, casi 6 meses después, el tema está más que parado. No se ha encontrado absolutamente ninguna pista ni indicio fiable de dónde puede estar, así que hemos dado la búsqueda por imposible. El terreno es muy amplio y complicado, con cuevas, pozos, trincheras y millones de recovecos donde pueden haberse caído.

Hay un grupo de Facebook donde la gente pregunta de vez en cuando, pero aparte de para dar difusión al principio, no sirve más que para que la gente satisfaga su curiosidad y opine lo que cree que tenemos que hacer.

¿Qué pensáis vosotros que ha podido pasar con Diego?

M: Creo que le ha sucedido algo más que una desorientación, pienso que le ha ocurrido algo ajeno a él y que a veces convergen circunstancias no predecibles.

Mc: Yo creo que en algún momento, Mani se iría detrás de un conejo y se caería en algún sitio y mi padre se cayó al ir a rescatarla. En cualquier caso, por lo poco que sabemos y el hecho de que no se haya encontrado nada de nada, tiene pinta de que vamos a quedarnos con la incógnita mucho tiempo.

¿Habéis acudido a alguna ONG u organización de desaparecidos?

Mc: Leí en internet que la fundación QSDGLobal (Asociación fundada por el conocido periodista experto en desaparecidos, Paco Lobatón), ofrecía ayuda a familias de desaparecidos y me puse en contacto con ellos. En seguida difundieron los carteles y me buscaron una psicóloga (Ana Gutiérrez, quien ha continuado el tratamiento más allá de lo que la asociación cubría) para ayudarme a sobrellevarlo.

Para finalizar ¿Queréis añadir algo más?

A parte de agradecer a todos los vecinos, Cuerpos de Seguridad e Instituciones que ha colaborado en la búsqueda de Diego ¿queréis agradecer la colaboración a alguien especialmente?

Mc: Queríamos agradecer a todos los vecinos, Cuerpos de Seguridad e Instituciones la muestra de solidaridad que han demostrado conmigo y con mi familia en la búsqueda de mi padre.

Y en particular, quería dar la gracias al sargento Menéndez (compartimos apellido pero no estamos emparentados) de la Guardia Civil, que estaba de guardia cuando dimos el aviso y se ha volcado en la búsqueda mucho más allá de su deber,  y a José Manuel Castro, del ayuntamiento.

También a la psicóloga Ana Gutiérrez de QSDGLobal quien, como antes he dicho, ha continuado el apoyo más allá de lo que la asociación cubría.

A día de hoy, según fuentes consultadas de la Guardia Civil, la investigación sigue abierta por parte del Equipo de Policía Judicial que analizan todas y cada una de las informaciones que les han ido llegando, pero que hasta el momento han sido infructuosas.

Desde Rivas Actual queremos recordar a Diego y a su familia con esta entrevista que, a pesar de los duros momentos que viven, nos han concedido su esposa y su hijo, y esperando sirva para volver a tomar consciencia del suceso y finalmente se resuelva, averiguando qué paso o dónde está Diego.

Recordamos que para cualquier información sobre Diego pueden llamar al teléfono de la Guardia Civil (062), Policía Local de Rivas (916661616), Protección Civil de Rivas (916666096) o al de Emergencias de la Comunidad de Madrid (112).