Descubre cómo limitar los daños a tu vista durante el confinamiento

1299

Desde que se decretó el estado de alarma, nuestras actividades cotidianas y laborales han dado un giro radical, y con ello nuestro uso de la visión. Si ya antes se abusaba de la visión en distancia próxima, ahora esta realidad ha aumentado, ya que todos, niños y mayores, pasamos muchas más horas al día delante de las pantallas.

A esto se suma que debido al confinamiento apenas enfocamos nuestra mirada en puntos lejanos prácticamente en todo el día. Sin embargo nuestros ojos no están preparados para esto. La consecuencia de este uso excesivo de la vista en cortas distancias es la fatiga visual. Es un cansancio visual general que genera picor o escozor de ojos, sequedad ocular y dificultades para enfocar en diferentes distancias. En definitiva, nuestra visión no está funcionando de manera eficaz, ya que para eso, es necesario permitirnos enfocar en lejos el mayor tiempo posible.

Sumado a esta fatiga visual que podemos sentir, corremos el riesgo de que nos hagamos  cada vez más miopes, ya que la visión se adapta al medio al que se somete. Atenea Optometría ofrece unos sencillos consejos sobre higiene visual para que tengáis en cuenta, y esta situación visual no nos pase factura a largo plazo. Muy importante en niños por estar su visión en desarrollo y también en miopes de cualquier edad.

‘Tips’ de higiene visual durante el confinamiento

Descansos cuando estemos frente al ordenador. Esto es importante siempre, pero especialmente ahora que no pasamos tiempo al aire libre, por lo que deben ser más frecuentes.

Ser conscientes del parpadeo. Cuando se pasan muchas horas frente a pantallas, el parpadeo disminuye. Si tenemos mucha sensación de sequedad podemos usar lágrima artificial para aliviar esta sensación. Esto es especialmente importante en usuarios de lentes de contacto.

Trabajar con luz natural siempre que sea posible. Si no lo es, colocar nuestro ordenador y puesto de trabajo en una zona bien iluminada, evitando las sombras directas.

Mantener una distancia adecuada, tanto al ver la televisión, como al usar el móvil y el
ordenador. Esta distancia no debería ser menor a la distancia entre la mano y el codo. Al ver la televisión lo conveniente sería colocarse lo más lejos posible que permita la habitación.

Disminuir en lo posible las horas de pantallas. Intentar buscar alternativas de ocio en las que no estemos enfocando mucho tiempo la mirada en ellas.

Buscar opciones de juego para niños en los que se use la visión media y lejos. (diana, encestar pelota en un cubo, veo-veo mirando por la ventana, actividades deportivas, jugar con globos y pelotas…).

Mantener una alimentación adecuada, rica en vitamina A (zanahorias, espinacas, brócoli, mango….) y mantenerse bien hidratado.

Si tenemos presentes estos consejos, cuando todo vuelva a la normalidad, nuestra visión  no se verá tan resentida y fatigada. Podemos evitar el aumento de la graduación o aparición de nuevos miopes tras el confinamiento.