El Gobierno anuncia el Estado de Alarma, que será efectivo a partir del 14 de marzo

2235

El decreto que lo establecerá comenzará a tener efecto mañana, sábado, y tiene una duración de 15 días, implicando el cierre de todo tipo de comercios, a excepción de farmacias y supermercados. El Gobierno podrá limitar la libre circulación de personas y vehículos, así como incautarse de bienes por tiempo limitado, imponer medidas de racionamiento y obligar a la población civil a la prestación de determinados servicios.

A la espera de la concreción, previsiblemente mañana sábado, de las medidas que el Gobierno adoptará al amparo del Estado de Alarma, El Presidente del Gobierno ha indicado que se movilizarán recursos «económicos y sanitarios, tanto públicos como privados; civiles y militares; para proteger a los ciudadanos, especialmente a los más vulnerables, y para responder a la emergencia social y sanitaria con la mayor contundencia».

Planes autonómicos

Mientras tanto, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, aseguró ayer que el Gobierno regional «cumplirá con todas las indicaciones» del Gobierno central. Paralelamente, anunció el cierre de comercios a excepción de farmacias y supermercados, así como un Plan Integral de Sanidad que reúne varias medidas de choque.

Entre ellas, la medicalización de residencias de mayores (que serán dotadas con respiradores y algunos otros elementos); la diagnosis clínica de los casos más leves (lo que implica que no se harán análisis de laboratorio a las personas que muestren síntomas leves de coronavirus) y su puesta en cuarentena directamente; la habilitación de algunos hoteles como lugares de cuarentena; la coordinación de hospitales públicos y privados integrando las UCIs de todos ellos bajo un mismo mando con el objetivo de «alcanzar el millar de camas»; doblar el número de personas atendiendo el teléfono 900 102 112 de información y consulta sobre el coronavirus; aumento de la plantilla sanitaria en alrededor de 1.700 personas; y la atención directa telefónica en los Centros de Salud a las personas que se observen síntomas leves.

Más de 4.200 infectados en España

El ritmo al que está creciendo el número de personas infectadas por el coronavirus ha llevado al Gobierno a la adopación de estas medidas, como forma de intentar contener un incremento casi exponencial. Hoy a las 13:00 horas el ministerio de Sanidad aportaba el dato de 4.209 casos de positivos en coronavirus en toda España. Una cifra que incrementa en 1.200 los contabilizados tan sólo 24 horas antes. Las previsiones son de que se alcancen los 10.000 casos este primer fin de semana.

En un país como España se calcula que entre el 60 y el 70% de los casos tienen un diagnóstico leve, pero en torno a un 20-30% es de mayor consideración (hasta el punto de requerir ingreso en hospital); y entre el 10 y el 15% de los casos pueden ser mortales. La única manera de enfrentar el crecimiento de la pandemia con el número de casos que está habiendo es poner los medios para que la población no se exponga a la infección. Algo que sólo puede conseguirse mediante el confinamiento individual en los domicilios, en la mayor medida posible.

Precisamente esta última consideración de lo que es «posible» es la que no está siendo correctamente entendida por la población en general, si se tienen en cuenta los resultados mencionados hasta el momento de propagación del coronavirus. Las autoridades han tenido que ir imponiendo cierres de cada vez más instalaciones a medida que se comprobaba que la población hacía uso de ellas casi como si no existiese la pandemia. Por poner un ejemplo, si se cerraban los centros educativos, se llenaban los parques infantiles, de forma que ha habido que cerrar también éstos.

Si la población se conciencia de la necesidad imperiosa de mantenerse en sus casas excepto para cuestiones realmente imprescindibles, la contención de la pandemia hasta límites de crecimiento tales que puedan ser absorbidos por el sistema de Salud, tardará alrededor de tres semanas en producirse. Si la población no termina de entender esta necesidad y continúa sin renunciar del todo a las rutinas y hábitos cotidianos, el plazo de tiempo para lograr esa contención será mayor.