Los monitores de natación desconvocan su huelga y quedan a la espera de la nueva adjudicación del contrato

384
Una vista de la piscina del polideportivo Cerro del Telégrafo (Foto Luis García - Ayto Rivas)
Una vista de la piscina del polideportivo Cerro del Telégrafo (Foto Luis García – Ayto Rivas)

La huelga convocada recientemente por los montores de piscinas municipales ha sido desconvocada esta mañana, con una comunicación al Ayuntamiento en torno a las 12 de mediodía. El paro había afectado ya a las niñas y niños que tenías sus clases a primera hora de la mañana, quienes no han podido disfrutar de ellas. El Ayuntamiento anuncia en un comunicado que aplicará sanciones a la empresa adjudicataria y que pondrá a disposición del público una compensación por los servicios de los que no hayan podido disfrutar.

Alrededor de mediodía ha sido comunicada al Ayuntamiento la desconvocatoria formal de la huelga que habían convocado los monitores de piscinas municipales. La protesta de los trabajadores ha durado sólo dos días, ya que el inicio de la huelga estaba fijado para el pasado lunes, día 13 de enero. El Gobierno municipal ha hecho público un comunicado poco antes de las dos de la tarde, en el que anunciaba la apertura de «expediente sancionador por incumplimiento de contrato a la firma adjudicataria, al haberse vulnerado la prestación de un servicio público considerado esencial». El comunicado añade que «se procederá a valorar y atender las quejas de los usuarios y usuarias afectadas por los paros parciales así como la devolución de la parte proporcional de las cuotas a las vecinas y vecinos destinatarios del servicio».

La convocatoria de huelga tenía como objetivos, entre otros, la consecución de un aumento salarial y la contabilización de los trienios de los trabajadores. Al tratarse de un servicio externalizado y prestado por una empresa, el conflicto era entre los trabajadores y la propia empresa, aunque los primeros han tratado en todo momento de conseguir una mediación en el mismo por parte del Gobierno local.

Esta mediación ha sido realizada, según la mencionada nota municipal, «entre los trabajadores y trabajadoras y la empresa responsable del servicio». Por parte municipal, se ha tramitado la licitación de una nueva adjudicación del servicio «con toda la prisa que ha sido posible», según fuentes municipales, debido a la renuncia de la empresa actualmente adjudicataria del mismo a seguir prestándolo. El trámite ha sido ya iniciado y es de esperar que la finalización del mismo no tarde más allás de unas semanas.

Un conflicto larvado

No obstante, este conflicto no puede entenderse como desvinculado del que desde hace años viene manteniendo este colectivo de trabajadores con el Ayuntamiento. El objetivo de los trabajadores, declarado y hecho público hace ya cuatro años, ha sido siempre su conversión en empleados municipales. En su momento, en la pasada legislatura, un estudio hecho por la concejalía de Deportes consideró inviable tal «municipalización», entre otras razones debido a la acusada temporalidad del trabajo que realizan los socorristas y monitores.

La posición del Gobierno local ha sido la de colaborar en la mejora de las condiciones laborales pero siempre manteniendo la prestación del servicio mediante una empresa externa. De cara a la nueva licitación en marcha, el Ayuntamiento ha admitido aumentar el presupuesto destinado a esta contratación, aunque con la garantía de que ese aumento del precio sea revertido en beneficios salariales por parte de la empresa que finalmente resulte adjudicataria.

La decisión final de desconvocar la huelga deja a los trabajadores a la espera de la nueva adjudicación del contrato y de la comprobación de que sus reivindicaciones salariales quedan satisfechas.