Rivas pasará a Madrid la factura por el mantenimiento del antiguo vertedero de Autocampo

2028
Captura del video de RTVE de 1975 en el que se muestran los vertidos de residuos en terrenos de "Vaciamadrid", directamente sobre el terreno y sin control alguno

El Alcalde asegura que «pasará la factura» al ayuntamiento de la capital. El coste estimado anual de este mantenimiento supone unos 35.000 euros.

Esta mañana la Junta de Gobierno Local ha aprobado el desembolso relacionado con el mantenimiento y reparación de una de las celdas enterradas que contienen y retienen restos contaminantes del antiguo vertedero ilegal que la ciudad de Madrid utilizó, de 1967 a 1978, para verter sus basuras. El coste anual que el Ayuntamiento estima necesario para realizar este mantenimiento es de unos 35.000 euros.

El  Alcalde, Pedro del Cura, ha afirmado esta mañana en rueda de prensa que «pasará la factura» de estos mantenimientos al Ayuntamiento de Madrid capital. Para ello se basará en el acuerdo verbal que la corporación ripense alcanzó durante el mandato, entre 1979 y 1986, de Enrique Tierno Galván, como alcalde de la capital. Mediante ese acuerdo el regidor madrileño aceptó compensar a Rivas Vaciamadrid por esos vertidos ilegales. La ‘moneda’ de cambio fue el permiso para que Rivas pudiese verter gratis sus residuos en el vertedero de Valdemingómez. Sin embargo, y aunque los alcaldes inmediatamente posteriores a Tierno Galván mantuvieron los términos del acuerdo independientemente de su color político (la Alcaldía estuvo en manos del PSOE y posteriormente del PP), desde la época de Ana Botella como alcaldesa de Madrid, ese acuerdo dejó de ser reconocido y el consistorio madrileño comenzó a pasar cargos a Rivas por los vertidos de esta última. Esa política se frenó con el mandato de Manuela Carmena, pero volvió a estar en vigor bajo el del actual regidor, José Luis Martínez-Almeida.

Ocho millones de toneladas vertidas por Madrid sin control ni autorización

El llamado vertedero de Autocampo estaba ubicado en lo que ahora es el auditorio Miguel Ríos y zonas aledañas. Durante once años, el consistorio madrileño estuvo enviando los camiones con la basura que recogía en la capital, para que los vertiesen, sin autorización ninguna, en esa zona. Se calcula que unos 8 millones de toneladas de residuos fueron vertidos sin control sanitario alguno en seis vaguadas naturales del terreno, ocupando unas 80 hectáreas del mismo. Los vertidos llegaron a contaminar gravemente el suelo, ubicado en el término municipal de Rivas Vaciamadrid.

Un documental de RTVE que data de 1975 habla sobre el río Jarama y los territorios que recorre. Desde el minuto 15:27 hasta el 18:00, el documental muestra imágenes del vertido de residuos en «Vaciamadrid» y da algunos datos al respecto.

El ayuntamiento de Rivas acometió en la década de 1990 la descontaminación de los terrenos utilizados como vertedero ilegal. El coste de las obras de descontaminación rondó los 26 millones de euros y comprendía la construcción de dos ‘celdas’ en las que se recogen los lixiviados que impregnan el terreno y que durante todo este tiempo siguen destilándose.

Tras la descontaminación, el Consistorio ripense construyó el auditorio Miguel Ríos y las zonas de parque y servicios que lo rodean, incluyendo el recinto ferial.