Una petición en Change.org reúne más de 3.600 firmas contra la ampliación de carriles bici en Rivas

2070
Foto Ayto Rivas

Critican la construcción reciente de carriles bici en varias calles dejando el espacio para circulación de coches reducido a un solo carril. Afirman que los carriles bici «prácticamente están casi siempre vacíos». Consideran que «no es compatible» realizar muchas actividades «sin el coche».

Una petición pidiendo la retirada de los nuevos carriles bici que el Ayuntamiento está construyendo en varias calles de Rivas, ha sido firmada por más de 3.600 personas, a día de hoy. La petición, lanzada en la popular plataforma Change.org, recuerda que en Rivas, en 2021, había ya «una población de casi 93.000 personas», una gran parte de las cuales «necesita utilizar el coche para desplazarse a trabajar, para llevar a sus hijos al colegio o a otras actividades extraescolares, para comprar o para realizar muchas gestiones/actividades que por desgracia, en esta ciudad no es compatible realizarlas sin el coche».

Explicado esto, añaden que la construcción de los nuevos carriles (que implican en la mayoría de los casos una vía de sentido único para las bicis, en cada lado de la calle) está reduciendo el espacio para circulación de coches a un solo carril, con el consiguiente «aumento significativo del tráfico». Y ello, dicen, cuando «en muchas de las zonas donde se han construido, ya existe un carril bici desde hace tiempo a menos de 15 metros del nuevo (como lo hay por ejemplo en la avenida Ángel Saavedra o en la avenida Ramon y Cajal)».

Además, el nuevo tipo de carril bici genera, según los peticionarios, «Paralización del tráfico ante cualquier incidencia en el único carril disponible para los vehículos», porque «es una realidad que existen: mensajeros, repartidores, taxistas, vehículos particulares que paran en doble fila “un momento”…»

26 carriles bicis nuevos con una inversión de 1,4 millones de euros

Los 26 carriles bici nuevos que se construyen en estas semanas suponen una inversión de 1,4 millones de euros, financiados con los fondos Next Generation de la Unión Europea, y están dotados de separadores que impiden que los coches pasen al carril bici.

La mayoría de ellos siguen el formato, cada vez más utilizado en distintas ciudades, de carril segregado y protegido en calzada, lo que implica un carril de sentido único en cada lado de la calle. Tan sólo en nueve de los 26 carriles el formato es el de carril único bidireccional, bien en la mediana de la calle, bien en uno de los lados de la misma.