El Ayuntamiento duplica las plazas en huertos urbanos y prepara un nuevo sorteo de las mismas

2289
Huerto urbano en la calle Mirador (Foto Luis García Craus)

Se incorporan 20 bancales en el barrio de La Luna que duplican la cifra existente hasta ahora en los de la calle Mirador, en el Casco Antiguo. El Ayuntamiento efectuará un nuevo sorteo de plazas al haber finalizado la anterior concesión. Las inscripciones para optar a las plazas, a partir del 16 de noviembre.

De 20 a 40 bancales de huerto urbano es el aumento que la concejalía de Transición Ecológica del Ayuntamiento de Rivas ha implementado para su uso por parte de particulares en la ciudad. El aumento se da gracias a la puesta en funcionamiento de un nuevo espacio de huerto urbano en la avenida Océano Antártico 5, en el barrio de La Luna (frente al Hipathia).

Además de este incremento del número de bancales en los huertos, la concejalía ha arbitrado una ampliación, de dos a tres años, en el tiempo de concesión de uso de los mismos. Para optar a un bancal hay que ser mayor de edad y tener empadronamiento en Rivas con un año de antigüedad como mínimo. El sorteo de las 40 plazas de bancales se realizará el próximo 28 de diciembre. La inscripción de personas interesadas en ser adjudicatarias de una de ellas se abre el próximo 16 de noviembre y estará abierto hasta el 29 del mismo mes. Para inscribirse es necesario hacerlo a través de la web municipal de inscripciones

Asistencia técnica

Una novedad es, según ha publicado el Ayuntamiento, que el 10% de las plazas se reserva a personas mayores de 65 años, colectivo que, llegada la jubilación, demanda el uso de este tipo de instalaciones para seguir manteniendo una vida activa y de ocio sostenible. El Consistorio seguirá ofreciendo asistencia técnica a quienes trabajen la tierra, mediante talleres mensuales que enseñan técnicas de cultivo y conceptos medioambientales.

“Los huertos urbanos municipales se configuran como áreas de cultivo de hortalizas y de plantas aromáticas que, ubicadas dentro de un entorno urbano y gestionadas según los principios de la agricultura ecológica, además de producir alimentos para el consumo propio tienen una finalidad social, integradora, educativa, ambiental y participativa”, explica la concejala de Transición Ecológica, Vanessa Millán. Y añade: “Los huertos dotan al municipio de un espacio de convivencia social en torno al cultivo individual y colectivo de parcelas que permiten la obtención de una pequeña producción de hortalizas y plantas ornamentales para autoconsumo”.