El busto de Dolores Ibarruri en Rivas, atacado por tercera vez desde su inauguración

144
Amaia Ruiz Ibarruri (a la derecha), hija de Dolores Ibarruri, en la reinauguración del busto, en septiembre de 2012 (Foto archivo Rivas Actual)
Amaia Ruiz Ibarruri (en el centro), hija de Dolores Ibarruri, en la reinauguración del busto, en septiembre de 2012. A su izquierda, el secretario general del PCE por entonces, José Luis Centella (Foto archivo Rivas Actual)

El busto de Dolores Ibarruri que hay en la confluencia de la avenida del mismo nombre y la de Covibar fue derribado el pasado día 15 de noviembre y desde entonces permanece en dependencias municipales hasta su colocación de nuevo en el pedestal en el que estaba ubicada desde su primera inauguración, en 2003. Pero ésta no es la primera vez que el busto de la histórica dirigente comunista es atacado de diversas maneras.

Desde 2003, en que se colocó por primera vez este homenaje a Dolores Ibarruri en el barrio de Covibar, el busto ha sufrido varios percances. El 26 de enero de 2012 fue constatado su robo y tanto el PCE de Rivas como la Mancomunidad de Covibar abrieron una suscripción para reunir fondos y reponerlo. No fue hasta septiembre del mismo año que pudo hacerse esa reposición, realizada con un nuevo busto obra del escultor Gonzalo Sánchez Mendizábal. Al multitudinario acto (alrededor de 200 personas) acudieron el por entonces secretario general del PCE, José Luis Centella, y una de las hijas de Dolores Ibarruri, Amaia. Desde el gobierno municipal la concejala de Seguridad en aquella fecha, Yaiza García, declaraba que la sustracción probablemente se había debido “al material del que estaba hecho el busto [de bronce] y al valor que pueda alzanzar”.

Estado en que quedó el pedestal del monumento tras el robo de la placa en 2013 (Foto archivo Rivas Actual)

Un año y medio después, el 7 de noviembre de 2013, la placa que se había colocado en el pedestal del busto fue arrancada “a cachos”, según denunciaba un comunicado de aquellas fechas de la Mancomunidad de Covibar. La placa fue repuesta y así había continuado hasta que el pasado viernes el monumento sufrió un nuevo ataque.

Este nuevo atentado se ha saldado con la retirada del busto por parte de la Policía Local y su puesta a resguardo “hasta que los operarios de Mantenimiento la puedan volver a colocar adecuadamente”, según fuentes municipales.