La FAPA Giner de los Ríos denuncia falta de plazas escolares para 200 casos graves del espectro autista

580

Su cálculo, realizado conjuntamente con la ‘Plataforma TEA Incluye’, se basa en la falta de dictamen para “al menos” ese número de casos en la Comunidad de Madrid, por parte de los Equipos de Orientación Educativa Psicopedagógica Específico de Alteraciones Graves del Desarrollo (EOEP AGD). Además, denuncian un déficit de 300 aulas en educación secundaria para personas con estos trastornos.

La FAPA Giner de los Ríos y la Plataforma TEA Incluye denunciaron ayer mediante un comunicado la “falta de dictamen” de “al menos 200 casos” de trastornos graves del espectro autista TEA en la Comunidad de Madrid. La nota conjunta de ambas entidades especifica que “hemos tenido conocimiento, a través de denuncias de familias de alumnado con autismo, que los Equipos de Orientación Educativa Psicopedagógica Específico de Alteraciones Graves del Desarrollo (EOEP AGD) han dejado pendiente de dictamen, al menos, a 200 niños y niñas con trastorno grave de desarrollo o específicos de autismo”.

“Esto significa que ha dejado a este alumnado fuera de la previsión de las plazas en los 110 Centros Preferentes de nueva creación TGD/TEA anunciados por la Consejería de Educación y Juventud para el curso 2020/2021. Es decir, necesitaríamos como mínimo 150 nuevas aulas TEA frente a las 110 previstas”, añaden.

En cuanto al número de aulas en educación secundaria, explican también que “A todo ello se suma las nuevas aulas que se deberían crear en los centros de secundaria para dar continuidad a las de primaria, habría que incrementar en cerca de un 300% la actuales, ya que la carencia de las mismas está obligando a que este alumnado sea derivado a centros de educación especial por falta de recursos y además en contra del deseo de las familias, o a su continuidad dentro de los centros ordinarios, pero sin apoyos, con las dificultades y consecuencias que se deriva de ello”.

Listas de espera “incompatibles” con la excelencia educativa

El documento de la FAPA y de TEA Incluye expone una realidad preocupante: “La incapacidad demostrada por la Consejería de Educación para eliminar las listas de espera todos los años, se ha visto incrementada durante este último trimestre de clases no presenciales. A las habituales trabas administrativas y falta de transparencia en los procesos este año, se suman la petición de requisitos adicionales imposibles de cumplir por muchas familias, como la solicitud de un diagnóstico médico concluyente de autismo, que es muy difícil de obtener en las etapas tempranas de la vida del alumnado por los médicos que les atienden”.

Ambas entidades valoran que “Tener una lista de espera en el ámbito educativo no es compatible con la exhibición de la supuesta excelencia educativa que dice tener la Comunidad de Madrid, sino todo lo contrario”.

Por último, el comunicado exige a la Comunidad de Madrid que “ponga todos los medios para acabar con estas listas de espera o, en su caso, abra la posibilidad al alumnado en espera de diagnóstico a incorporarse el próximo curso escolar con los apoyos necesarios para su pleno desarrollo mediante programas adaptados a sus necesidades”.