Las Zonas de Bajas Emisiones afectarán de diferentes formas a todos los colegios de Rivas a partir del comienzo de curso

5137
CEIP El Olivar

Una circular interna de Policía Local dirigida al servicio 010 del Ayuntamiento explica que las Zonas de Bajas Emisiones supondrán la prohibición de estacionar en los espacios señalizados como tales durante una hora en horario de entrada a los centros y otra hora en horario de salida. En algunos centros esta prohibición se extiende a la circulación de vehículos y no sólo al estacionamiento. El PP considera que las medidas se han adoptado sin «estudios de opinión y de aceptación de las medidas de restricción del vehículo privado».

Una circular de la Policía Local de Rivas, dirigida al servicio municipal de información a la ciudadanía 010 y que circuló ayer en redes sociales, explica el funcionamiento de las Zonas de Bajas emisiones (ZBE), que durante todo el verano han motivado en esas mismas redes una significativa preocupación. Las ZBE comenzarán a funcionar con el inicio del curso escolar, fijado para el 7 de septiembre.

La circular explica que existen distintos tipos de restricción en las ZBE, en función de los centros educativos de que se trate. En algunos la restricción afecta a la prohibición de circular por los espacios señalizados durante una hora en el horario de entrada a los colegios y otra hora en el horario de salida. Los centros afectados por este tipo de restricción son José Hierro, José Iturzaeta, Hans Christian Andersen, Luyfe, Jarama, Las Cigüeñas, Victoria Kent, La Escuela, Santa Mónica y El Olivar. La circular advierte que si bien el horario considerado ‘normal’ para la entrada y salida es de 8:30 a 9:30 y de 14:00 a 15:00, habrá que estar atento a los horarios concretos de cada centro, ya que cada uno de ellos «tendrán su propio horario».

Un caso especial dentro de esta prohibición de circular es el del CEIP Mario Benedetti. La circular señala que en este caso «se prohibe el tráfico totalmente por convertirse en una zona peatonal de forma definitiva».

En un tercer tipo de restricción se encuadra el resto de centros educativos. En las ZBE señalizadas en ellos la restricción afectará solamente al estacionamiento, que no podrá realizarse «fuera de las zonas habilitadas» para ello. En este segundo tipo de restricción, pues, la circulación sí será posible por estas ZBE, pero los vehículos no podrán estacionar (incluyendo la doble o triple fila) en ellas.

Una medida anunciada en julio

La instauración de las Zonas de Bajas Emisiones en los entornos escolares fue anunciada  por el Alcalde, Pedro del Cura, en rueda de prensa el pasado mes de julio. Una nota posterior del Ayuntamiento lo explicaba con detalle.

Tanto en la intervención del Alcalde como en la nota de prensa se argumentaba que con las ZBE se buscaba «garantizar un espacio saludable para el alumnado» al «mejorar la calidad del aire y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero». También se hacía alusión a otros objetivos: «definir los entornos escolares como espacios de convivencia ciudadana, promover modos de movilidad más saludables y sostenibles y favorecer la autonomía del alumnado».

Las medidas fueron anunciadas como basadas en un Plan de Movilidad Escolar Sostenible y Segura que, según aseguraba el Ayuntamiento, había sido «respaldado por la comunidad educativa». El Plan, según se anunciaba, sería presentado «antes del comienzo del curso escolar» [2021-2022], pero lo cierto es que no hay noticias de tal presentación hasta la fecha.

La derecha ve problemas en las ZBE

El Partido Popular (PP) de Rivas ha dado a conocer sus reservas a la implantación de estas Zonas de Bajas Emisiones. Una nota de prensa de su portavoz, Janette Novo, explica que «crear ZBE conlleva acciones vinculadas a comunicar la medida y su motivación, lo que no se está haciendo en nuestro municipio».

Para la representante del PP local, «no existe un marco jurídico que regule las ZBE pues es
necesaria la aprobación de una ordenanza municipal que regule las mismas», si bien reconoce en la nota que «La Ley 7/2021, de 20 de mayo, de Cambio Climático y Transición Energética, establece la obligación de los municipios de más de 50.000 habitantes de adoptar, antes de 2023, planes de movilidad urbana sostenible que introduzcan medidas que permitan reducir las emisiones derivadas de la movilidad incluyendo el establecimiento de zonas de bajas emisiones (ZBE)».

Novo acusa al Gobierno local de adoptar estas medidas «con excesiva prisa y de forma atropellada» y valora que se ha decidido adoptarlas «sin tener en cuenta en esta ocasión a las personas con movilidad reducida, sin valorar las molestias que se van a ocasionar a las familias que tengan que llevar a sus hijos al colegio y luego ir a trabajar, o a los vecinos que residen y circulan habitualmente por las zonas en las que se van a implantar las restricciones y que tendrán que dar grandes rodeos buscando recorridos alternativos”.

Además, la portavoz de los populares reprocha que la oposición no dispone del «necesario inventario de las emisiones ocasionadas por la movilidad que justifiquen la implantación de dichas restricciones, no disponemos de una estimación de las emisiones de los principales contaminantes en el ámbito de aplicación ni de la reducción prevista con la creación de las ZBE», entre otros factores.