Sufrida victoria de Rivas Promete en la prórroga ante Sant Adriá con la grada del Cerro repleta de público

92
RIVASPROMETE_SANTADRIA
Regina Gómez, de Rivas Promete, entra a canasta rodeada de la defensa de Sant Adriá con la grada al fondo llena de público. (Fotografía: Kike Ayala)

En un choque igualadísimo y muy parejo de fuerzas, Rivas Promete ha iniciado la primera vuelta con buen pie tras derrotar en la tarde de hoy en el pabellón Cerro del Telégrafo a las chicas de Sant Adriá por 59-53, con prórroga incluida tras empatar a 52 en el tiempo reglamentario. 

ÁLBUM DE FOTOGRAFÍAS DEL PARTIDO DE KIKE AYALA

Las catalanas llegaban a Rivas con la moral por las nubes después de haber derrotado una semana antes al líder, Fundal Alcobendas, en su cancha y con ganas de repetir éxito con el otro conjunto madrileño con el que están peleando por el ascenso.

Sin embargo, las ripenses han tenido el incondicional apoyo desde la grada, repleta de público, y han estado menos nerviosas en la prórroga para hacer un parcial de 7-1 ante el delirio de los espectadores que rememoraron partidos de Liga Femenina.

Los parciales por cuartos han sido siempre muy igualados (19-18, 33-33, 46-41 y 52-52), cometiendo muchos errores en los últimos minutos del partido en el que el marcador apenas se movió. La canasta de Claret para Santa Adriá faltando 33 segundos llevó el partido a la prórroga.

Con este resultado y la victoria de Fundal Alcobendas, Rivas Promete sigue como segundo equipo clasificado en el grupo B de Liga Femenina  2, pero ya no comparte el puesto con su rival de hoy, Snnat’s Femení Sant Adriá.

ESTADÍSTICAS DEL PARTIDO
RESULTADOS Y CLASIFICACIÓN LIGA FEMENINA 2 (GRUPO B)

RIVASPROMETE_SANT_ADRIA (50)

El club hizo del partido una fiesta para la cantera y, además de hacer pasillo al comienzo del choque, permitió que las jugadoras de los equipos de las categorías inferiores se hicieran una foto con el primer equipo una vez concluido el choque. Con el resultado a favor, y después de tan dura pugna, las más pequeñas se abalanzaron hacia las mayores como si fueran heroínas.