Tres sindicatos de Rivamadrid piden la creación de un centro municipal de compostaje

1629

El producto se aplicaría en los trabajos de jardinería realizados por la empresa pública. Reconocen que otras medidas relacionadas, como el procedimiento de acolchado de la capa de suelo, ya se están llevando a cabo, aunque piden que se ahonde en ellas. Creen que la inversión necesaria sería amortizable en cinco años.

Las secciones sindicales de CNT, CGT y COBAS en la empresa municipal de servicios Rivamadrid han hecho público un comunicado en el que solicitan «una gestión ecológica de los restos de la jardinería municipal». Los sindicatos proponen la creación de «un centro de compostaje, dotándolo de los medios y el personal necesario».

Las secciones sindicales argumentan los medios de los que habría que disponer para llevar a cabo su petición: En su opinión «El camión de carga trasera [que ya posee Rivamadrid] podría verter residuos vegetales exclusivamente allí. También haría falta una trituradora de ramas, agua para humedecer los montones en verano y un tractor con pala delantera para gestionar los residuos orgánicos y removerlos de vez en cuando, para un correcto compostaje con presencia de oxígeno en el proceso».

Asimismo, solicitan que «se potencien medidas que ya se han iniciado, como el uso de acolchado o ‘mulching’ del triturado de las ramas podadas. El acolchado protege el suelo de la erosión, enriquece con nutrientes, ahorra horas de trabajo en la erradicación de hierbas adventicias y ahorra agua al preservar la humedad».

Para CGT, CNT  y CoBas, la inversión necesaria para crear el centro de compostaje «no sería elevada, pues Rivamadrid ya cuenta con parte de la maquinaria necesaria». Aseguran, incluso, que «La inversión de hecho sería rentable en aproximadamente cinco años con una buena gestión del proyecto. El terreno donde montar el “centro de compostaje” podría ser cedido por el ayuntamiento».

Doble ahorro

Los tres sindicatos explican que «La gestión ecológica de los residuos vegetales de nuestros parques y jardines supondría un doble ahorro: por un lado, se ahorraría en combustible al no tener que llevar los restos al vertedero y por otro, ahorraríamos en mantillo y abono para nuestras zonas ajardinadas». Además, mencionan alguna experiencia realizada, como el caso de Zaragoza.

No obstante, CGT, CNT y CoBas consideran que «el mayor beneficio sería contribuir a una gestión ecológica y circular de toneladas de residuos que hoy en día van al vertedero (unas 20 toneladas por semana)». El centro de compostaje municipal «nos pondría entre los municipios punteros de la península ibérica hacia un modelo urbano más sostenible», aseguran.