Una nueva avería de metro en tres días coloca a Rivas y a Arganda como ‘ciudades de segunda’

3175
Obras realizadas en 2018 en el tramo de la línea 9 entre Avenida de América y Arganda del Rey (Foto: Zonaretiro.com)

Ayer, viernes, la línea 9 de metro volvió a sufrir una suspensión del servicio entre Rivas y Arganda. Es la segunda suspensión del servicio durante horas en sólo tres días. El historial de averías de todo tipo en la línea gestionada por la empresa privada Transporte Ferroviario de Madrid no tiene parangón en la red de Metro de Madrid.

Otra avería más en las instalaciones de la línea 9 de Metro, esta vez en su tramo entre Rivas y Arganda, puso ayer de manifiesto el inaceptable servicio que Transporte Ferroviario de Madrid (TFM) presta en su gestión del tramo entre las estaciones de Puerta de Arganda y Arganda del Rey (la denominada línea 9B).

Tan sólo tres días antes, el 18 de agosto, el servicio en el tramo entre Puerta de Arganda y La Poveda quedó suspendido surante seis horas por reparaciones en la catenaria, uno de los problemas más frecuentes. Ayer se trató de “avería en las instalaciones”, sin especificar por parte de Metro Madrid, responsable subsidiario también de este tramos de línea.

La colección de problemas que el tramo gestionado por TFM aglutina desde su puesta en funcionamiento, en 1999, tanto el tipo de catenaria instalado como el de vía, han dado problemas que han obligado a continuas suspensiones del servicio. Eso sin tener en cuenta las condiciones de explotación del tramo, que ha obligado al público de Rivas y de Arganda a soportar unos horarios más reducidos de funcionamiento (sólo en 2018 se amplió hasta la 1:30 de la madrugada la hora de cierre de las instalaciones) y una peor frecuencia de paso de los trenes. En el caso de Rivas, además, los usuarios han tenido que hacer frente a la discriminación de tener que pagar sus billetes con dos precios distintos, ya que el tamo que transcurre por esta ciudad queda dividido en dos zonas tarifarias distintas.

Quejas “de toda la vida”

El número de quejas y protestas, tanto ciudadanas como institucionales y de partidos políticos, son ya innumerables a estas alturas. Desde plataformas ciudadanas y la acción de asociaciones vecinales, hasta la “amenaza” del ayuntamiento de Rivas de llevar a los tribunales los incumplimientos de las condiciones de servicio por parte de TFM, pasando por pronunciamientos de partidos políticos, la historia de este tramo está trufada de quejas por el servicio.

Por recurrir a la historia más reciente, ya en 2014 Podemos Rivas enviaba una carta al Gobierno regional, “con copia a los alcaldes de Rivas Vaciamadrid y Arganda del Rey”, criticando el servicio prestado en el tramo Puerta de Arganda – Arganda del Rey y explicitando una serie de exigencias que el partido consideraba necesario cumplir.

Un año después, en 2015, el Gobierno local lanzó una campaña, bajo el título genérico de ‘Rivas lo merece’, en la que se señalaban los principales problemas sufridos por la ciudad y que situaban en un contexto de disriminación negativa respecto a otras de su mismo o similar tamaño. En esta campaña, el problema del servicio de Metro era uno de los considerados “estrella”. También por esas fechas, el PSOE de Rivas realizó su propia campaña de protesta, bajo el nombre de “Por un transporte público decente”. De nuevo, el mal servicio en el tramo gestionado por TFM se situaba en el blanco de las denuncias y las reivindicaciones de mejora. Un año después, el mismo partido se reunía con el Consorcio Regional de Transportes para volver a plantear las deficiencias en el servicio del tramo.

Más recientemente, en 2018, el propio Ayuntamiento “amenazó” con llevar a los tribunales el mal servicio prestado por TFM, si la empresa continuaba incumpliendo con sus obligaciones. Ese mismo año, incluso el PP local se reunió con sus correligionarios en el Gobierno regional para “analizar conjutnamente” las obras que Metro pensaba realizar en el tramo y exponer los problemas sufridos por los vecinos por el servicio.

Un año más tarde, en 2019, era de nuevo el PSOE de Rivas el que exigía “mejoras en la línea 9B de Metro”, y lo hacía en la Asmablea de Madrid.

En 2020, la llegada de la pandemia ha restringido en tan gran medida el “peso” del transporte en la vida cotidiana de la gente, que éste no ha sido, durante la primera mitad del año, un tema recurrente en las quejas vecinales, partidarias e institucionales al respecto. Sin embargo, ha bastado que de nuevo la movilidad se haya convertido en una preocupación cotidiana de la ciudadanía de Rivas, para que vuelvan a surgir las quejas y a estallar la indignación por un servicio que coloca sin duda a ambos municipios en el campo de las ‘ciudades de segunda’ de esta Comunidad.