Vanessa Millán Buitrago es concejala de Transición Ecológica de Rivas y consejera delegada de Rivamadrid, la empresa pública de limpieza y recogida de basuras. Sobre los principales planes de su concejalía le preguntó recientemente RIVAS ACTUAL. Éstas son sus respuestas.

RIVAS ACTUAL: Ustedes presentarán en breve su Plan de Economía Circular, un concepto que para muchas personas no está demasiado claro. ¿En qué consiste este plan en Rivas y qué espera cambiar con él su Gobierno?

VANESSA MILLÁN: Así es, vamos a presentar un ambicioso Plan de Economía Circular con el que esperamos poner a Rivas en el ‘top ten’ de las ciudades que apuestan por la ecología y la sostenibilidad. Se trata de algo muy sencillo: garantizar que los recursos que utilizamos, y que tras su ciclo natural se convierten en residuos, puedan aprovecharse hasta el máximo de su vida útil de forma que la cantidad de desecho sea mínima.

Básicamente es convertir los residuos en una oportunidad. Un Plan trasversal liderado por la Concejalía de Transición ecológica junto a Rivamadrid en el que queremos hacer partícipes al resto de concejalías junto al resto de actores socioeconómicos de la ciudad, partidos políticos y expertos en la materia, de forma que sea el horizonte a seguir en los próximos años y en el que Rivas sea un ejemplo en el ámbito municipalista.

R.A.: Recientemente, el Gobierno local anunció su voluntad de ampliar una estrategia, que ya viene llevando a cabo, de compra centralizada de energía eléctrica, buscando poner en marcha acuerdos con empresas y vecinos de Rivas que quieran adherirse a esta modalidad. El resultado de ello sería un abaratamiento considerable de la energía eléctrica que esas empresas y ciudadanos consumiesen. En el programa electoral con el que usted se presentó a las elecciones municipales de 2019 figuraba una ‘medida estrella’ relacionada con esto mismo, en la que anunciaba que eso supondría una rebaja de un 40% en el IBI durante unos años. ¿En qué plazo de tiempo cree que estas medidas podrán estar funcionando y qué ahorro se calcula que supondría para quienes se apuntasen a ellas?

V.M.: Efectivamente nosotros apostábamos por la reducción de impuestos a los vecinos y vecinas que fomentaran el autoconsumo, y eso en Rivas ya se realiza, como también apostamos por la transición energética hacia un modelo que huya del oligopolio eléctrico fomentando la energía renovable y favorezca el ahorro en el consumo para la ciudadanía.

En ese sentido vamos dando pasos, primero iniciamos un plan de compra directa de energía para los edificios municipales que generó un ahorro de más de 500.000 euros, y ahora se ha aprobado un contrato que permite la gestión de estos servicios en edificios públicos, con la idea de generar un espacio de comunidad energética al que puedan incorporarse tanto comunidades de propietarios como empresas.

Los plazos es complicado determinarlos con la situación que estamos viviendo, pero hay que seguir avanzando con el objetivo de comercializar la energía de forma pública reduciendo el consumo, abaratando los costes a nuestros vecinos y vecinas y promoviendo una energía más verde, esa debe ser nuestra meta.

R.A.: Otra estrategia que el Ayuntamiento está siguiendo es la de instalación en las calles de Rivas de puntos de recarga para vehículos eléctricos. Por el momento el uso de estos puntos es gratuito para la ciudadanía, pero la previsión, según anunció el Alcalde, es que si la demanda se generaliza, la recarga pasaría a tener un coste ¿Han estimado cuál podría ser? ¿Ha pensado su Gobierno en buscar maneras de subvencionar la instalación de puntos de recarga en garajes de comunidades de vecinos, empezando por los que pertenecen a viviendas de la EMV?

V.M.: En estos momentos nuestra ciudad va a tener en breve 19 puntos de recarga eléctrica municipales que facilitan esa reconversión a la movilidad eléctrica. Como bien ha mencionado nuestro Alcalde tenemos que seguir estudiando vías para ampliar esos puntos y también la manera de llevarlos a cabo, aunque aún es pronto para estimar un coste específico y los puntos donde pueden ser subvencionables.

R.A.: La estrategia conocida como ‘Residuos Cero’ conlleva, en primera instancia, la instalación generalizada del llamado "quinto contenedor", algo que aún no se  ha completado en Rivas. ¿Para cuándo podrá contarse con ese quinto elemento en toda la ciudad?

V.M.: Tanto en Rivamadrid como en la Concejalía de Transición ecológica nuestros equipos están trabajando para poder llevar a cabo la instalación del quinto contenedor de forma que podamos obtener los mejores resultados posibles en el tratamiento de materia orgánica, en su destino posterior y en su implantación en toda la ciudad.

Pero también creemos que tenemos que ser realistas y para obtener esos resultados no podemos llenar nuestra ciudad de contenedores marrones, ni convertirlo en una campaña de márketing. Por eso queremos comenzar con un plan piloto en el que nuestra ciudadanía sea informada, conozcamos sus hábitos y estudiemos sus resultados de forma que nos permitan conocer los comportamientos de nuestros vecinos e incidir en la sensibilización de los residuos, para que la instalación del quinto contenedor pueda llevarse a cabo en toda nuestra ciudad de forma paulatina pero también exitosa. Tras un año como 2020, que está sido tan difícil para todos, la mejor forma para nosotros de comenzar 2021 sería con el propósito de convertir a nuestra ciudad en un ejemplo medioambiental.

R.A.: También hay una reclamación, por parte de organizaciones ecologistas, de que se profundice en la estrategia de colocación de compostadoras comunitarias en la ciudad. ¿Qué valoración hace usted de los resultados obtenidos hasta ahora con las dos que ya hay ubicadas?

V.M.: Aunque en Rivas hemos sido pioneros en el tema del compostaje, y se han facilitado compostadoras individuales, lo cierto es que también toca ser crítico y creo que en el tema de las compostadoras comunitarias nos hemos quedado un poco anclados, quizá en algunos casos por problemas de coordinación y desinformación. En estos momentos uno de los retos que asumimos es comenzar facilitando la formación a las personas voluntarias que se han adscrito a los programas de compostaje y volver a potenciarlas. Además
formamos parte de la Red de compostaje y queremos contar con su asesoramiento y coordinación para seguir fomentando redes de compostaje con otros municipios.

R.A.: La gestión de los Residuos Sólidos Urbano (RSU) es uno de los grandes problemas de todos los ayuntamientos. La opción de llevarlos a Valdemingómez parece que tiene una fecha de caducidad para Rivas. A corto plazo, ¿qué alternativas cree usted que habría para este municipio, y qué coste tendrían?

V.M.: Pues a corto plazo las alternativas son las que son, por un lado Valdemingómez que es donde en estos momentos se gestionan nuestros residuos con un acuerdo de la Mancomunidad que se acaba en diciembre, y por otro lado Loeches, una planta que no parece que vaya a estar en funcionamiento en diciembre, y cuyos costes además supondría 2,5 millones de euros más para nuestros vecinos y vecinas. Por eso precisamente, porque
pensamos que no podemos depender de este tipo de modelos, creemos que Rivas debe gestionar sus propios residuos y debe invertir en planes destinados al residuo cero, de ahí nuestra puesta en valor por el Plan de economía circular.

El alcalde lo comentaba en una entrevista reciente, nuestro modelo pasa por un “ecoparque” que pueda además buscar alianzas con otros municipios vecinos o parte de la eje de la A3 para huir de un modelo de residuos fracasado que ha incumplido la normativa europea y que han estado lejos de ser una solución.

R.A.: La Comunidad de Madrid anunció el pasado 24 de octubre la aprobación de convenios con las cuatro Mancomunidades de Residuos, entre ellas la del Este, en la que está incluida Rivas. El importe que la Comunidad anunciaba para aportar en esos convenios era de casi 4,1 millones de euros. ¿Qué parte le correspondería a la Mancomunidad del Este y en qué medida cree que eso ayudaría a afrontar los costes que le corresponderían a Rivas?

V.M.: Aún no he sido nombrada como representante de Rivas en la Mancomunidad del Este
[Vanessa Millán fue nombrada en el pleno celebrado ayer, 29 de octubre, tres días después de realizarse esta entrevista] y no conozco la parte exacta de subvención que nos corresponde a la Mancomunidad, no obstante creo que más allá de cifras lo que se necesitan son acciones concretas para caminar hacia ese modelo de economía circular. Al final en la Comunidad de Madrid ha habido una Estrategia de Gestión de Residuos (2017-2024) que no está aportando soluciones ni mejoras y por lo tanto más que ser parte de la solución sigue siendo parte del problema.

R.A.: Recientemente el Alcalde anunció que su Gobierno se planteaba una solución propia para los RSU, que convertirían a Rivas en autónoma a la hora del tratamiento de los mismos. ¿Qué papel jugaría la Planta de Investigación que Econward [nuevo nombre de la anterior Ecohispánica] mantiene en Rivas?

V.M.: La planta de Econward ahora mismo está únicamente trabajando en proyectos de  I+D. La planta ha evolucionado en su tecnología y creemos que es necesario una evaluación rigurosa de nuestras propias técnicos con la que podamos tomar una solución al respecto, y ver si puede ser factible su uso.

R.A.: Cambiando de tema, hace unas semanas una serie de vecinos y vecinas de Rivas pedían en las redes sociales que el Ayuntamiento cerrase a partir de cierta hora el acceso a la Laguna del Campillo, con el fin de impedir la celebración en ese espacio de botellones y otras reuniones multitudinarias ¿Qué tiene pensado hacer el Gobierno local al respecto?

V.M.: Gran parte de la ciudadanía ripense una vez más dando ejemplo ha abierto una petición en change.org con el lema “Salvar la Laguna del Campillo”. Desde la Concejalía de transición ecológica nos hemos puesto en contacto con policía para notificarles esta  situación.

Además nos hemos reunido con agentes forestales al tratarse de Parque Regional y les hemos trasladado la problemática sobre vertidos, la señalización del parque, solicitando la limpieza y retirada de residuos que se encuentran en los caminos. Hemos trasladado también notificación de la situación a la Comunidad de Madrid y al Parque Regional y vamos a realizar también un seguimiento de las actuaciones previstas. La laguna del Campillo es uno de nuestras joyas medioambientales y tenemos que protegerla.