Un jurado popular decide hoy la calificación del homicidio por la muerte de Víctor, muerto por el ‘Kamikaze de la M50’

1939
Concentración, en septiembre de 2019, pidiendo 'Justicia para Víctor', ante la muerte del mismo a manos del conductor kamikaze (Foto Kike Ayala/RIVAS ACTUAL)

La deliberación se producirá esta mañana y es previsible que hayan llegado a un veredicto hoy mismo. La alternativa para el jurado es entre calificar los hechos como homicidio imprudente o como homicidio doloso, de lo que puede depender que la pena sea de entre 2 y 4 años, o de 15. La familia insiste en que su objetivo no es solamente obtener «justicia para Víctor», sino también sentar un precedente que permita cambiar la legislación para que los actos temerarios al volante con consecuencia de muerte no tengan una calificación de simple homicidio imprudente.

Tras el uso que Kevin C.B. hizo ayer a la última palabra, en la vista del juicio que se sigue contra él como acusado por la muerte del ripense Víctor López, en septiembre de 2019, ha quedado el proceso visto para la deliberación del jurado popular, que comenzará esta mañana y, previsiblemente, conducirá a un veredicto hoy mismo.

Ese jurado se enfrenta a la responsabilidad de decidir entre dos opciones: considerar que las acciones de Kevin C.B. fueron resultado de su incapacidad de obrar correctamente al volante, a causa de la ingestión de alcohol; o decidir que esos actos fueron consecuencia de su actitud temeraria, conduciendo en sentido contrario, al estilo ‘kamikaze’, por la M50, a la altura de Rivas Vaciamadrid, embistiendo al vehículo conducido por Víctor, muerto de resultas de ello.

De una u otra consideración dependerá la calificación del homicidio cometido por Kevin C.B.. En el primer caso, la calificación sería de homicidio imprudente y la condena correspondiente, de entre 2 y 4 años de cárcel. En el segundo caso la calificación sería de homicidio doloso y entonces la condena podría ajustarse a lo solicitado por la Fiscalia y la acusación particular, constituida por la familia de la víctima: 15 años.

Una de las pruebas que la acusación considera más convincente para sustentar su petición es el hecho de que el vehículo conducido por Kevin C.B. se detuviera en el arcén, tras embestir al coche de la víctima, y ejecutase la maniobra de girar para situarse en el sentido correcto de la circulación. Por su parte, el acusado reiteró ayer, en su declaración, su «arrepentimiento» por el «error» cometido. La familia considera que no hubo tal error, sino una actitud consciente, aunque hubiese ingerido alcohol, de circular en sentido contrario, por diversión o por la razón que sea.

«¡Basta ya!»

Fuentes del entorno de la familia de Víctor López insisten en que su objetivo va más allá de la mera obtención de justicia por lo que consideran un homicidio doloso cometido por Kevin C.B. Lo que buscan, además, es «que cambien las leyes, de forma que nunca más pueda resultar que la muerte de una persona, a consecuencia de actos temerarios de otras, aunque sea a causa del consumo de alcohol o drogas, pueda ser calificado como simple homicidio imprudente». A raíz de la muerte de Víctor López, su familia ya hizo  pública su intención de luchar para cambiar la consideración de este tipo de delitos.

«De la misma forma en que las leyes han evolucionado en otros temas, como puede ser el de los delitos de violencia de género, es imprescindible que también lo hagan en este otro». Para este entorno familiar «no se trata de ‘accidentes’ de tráfico, sino de ‘siniestros viales», que implican otra consideración más grave sobre los mismos.

La familia de la víctima abrió en la plataforma Change.org una petición en este sentido, que obtuvo la adhesión de más de 140.000 personas en los primeros días de ser publicada, y que hoy mismo ha reunido más de 157.000 firmas.